Lo que el 2018 no se llevó de la música en portugués: #Los9De909

Lo que el 2018 no se llevó de la música en portugués: #Los9De909

El misterio de sonidos e influencias que rondan a los músicos lusoparlantes en el mundo es algo que nos seduce en Ibero 90.9. Aquí les compartimos algo de lo mejor de este año, incluyendo en la lista lo mejor del verano, álbumes que te pueden llevar al enamoramiento del idioma portugués y el ritmo de su acento. El primero de los infaltables de 2018 es:

1. Linda Martini / Linda Martini (Sony Music Portugal)

“De pouco ou nada serve / Se a verve quase ferve / Ser belo é ser útil / Pirâmide fútil / Se o faraó / Morrer só / Do pó vieste / Do pó ao pó”.


Pasados dos años del lanzamiento de su cuarta producción Sirumba, este cuarteto sintrense de post-rock no se cansa de reinventar su nicho, en el que irrumpió desde hace 15 años. En febrero de 2018 volvió para enamorar a sus fans con un álbum de nombre homónimo. En la portada unas gafas redondas en una fotografía añeja y unos labios entreabiertos a punto de pronunciarse, son la inquietante entrada al combate evolutivo en el sonido de esta banda.

La progresiva agresividad de Linda Martini queda en evidencia desde el peso de la gravedad de la primera faixa de este álbum que llega por lapsos al mathrock y el post-punk. Esta vez, más allá del título de la obra, la batalla es consigo mismos; sin embargo, la madurez de André Henriques, Cláudia Guerreiro, Hélio Morais & Pedro Geraldes se pone de manifiesto cuando, sin bajar los decibeles, las pausas y los estribillos melódicos alcanzan levemente un toque de fado en la parte vocal, lo que le otorga una atmósfera particularmente entrañable en los momentos cumbre de los diez rounds de esta producción. Tal vez el mejor disco luso de este año.

2. Rubel /Casas (Tratore)

“Se for preciso / Eu crio alguma máquina / Mais rápida que a dúvida / Mais súbita que a lágrima”.

Una producción de sofisticación mayor que la anterior donde el folk fue el ritmo privilegiado. Así describe el artista fluminense su segundo álbum: Casas. Ahora a manera de antítesis, esta nueva producción que apareció en marzo de 2018, nos invita a habitar novedades sonoras acompañadas por instrumentos sinfónicos como violín, piano, trompeta y saxofón, que a su vez cohabitan armoniosamente con ritmos electrónicos, sambescos, hiphoperos y los que nos brinda la música popular brasileña. Estas mixturas permiten mostrarse en ocasiones como los pilares que soportan la lírica y en otras como una antesala conformada por pequeñas sinfonías o batucadas que amalgaman la transición en cada track de esta maravillosa construcción auditiva.

Compuesto por 14 canciones de letras nostálgicas y sublimes, este álbum nos muestra las habitaciones que conforman las vivencias profundas que han acompañado la existencia de este artista multidisciplinario, por ello muy probablemente nos sintamos acogidos al habitar la tristeza y la alegría, la confianza y la incertidumbre, los amores y las desventuras, la amistad, la espera, la fe… lo íntimo que vuelve universal.

3. Maria Beraldo /Cavala (Tratore)

“Mãe, gosto muito dos homens, sim / De vê-los invadindo meu sonho assim / Mas no frio do anoitecer quem me fez delirar foi uma mulher / Como eu disse ao meu pai”.

Maria Beraldo cuenta con una larga carrera como parte de las aventuras musicales de Arrigo Barnabé. También como integrante de Quartabê y colaboradora de distintos artistas brasileños como en el Deus é Mulher de Elza Soares, por sólo citar lo reciente.

Desde el primer tema de este material, la estridencia nos da la bienvenida para dirigirse a un viaje acompañado de momentos bellos y suaves entre melodías rodeadas de hipnóticos sintetizadores que luego dejan caer en la voz de Beraldo, una nueva alquimista heredera de la escena paulista. Si ya con Quartabê exploró sonoridades experimentales. En su primer material solista se muestra desnuda de cuerpo y mente y los pocos elementos que utiliza —voz, guitarra, sintetizadores y batería—, que son suficientes para expresar el paso de clarinetista a compositora y cantante de un nuevo mundo, uno más propio.

Potente, amenazadora y cálida en su voz se presenta en cada tema, Cavala —que salió al mercado en mayo del 2018) es un disco autobiográfico, de entorno y sentir, de pasajes electrónicos introspectivos llenos de deseo como “Da Menor Importância”, pasando por su hermosa reinterpretación de “Eu Te Amo” de Chico Buarque a temas más pop como “Gatas Sapatas” que cierra el disco. Una producción libre, ligera y suelta de corazón.

4. Bixiga 70 /Quebra Cabeça (Glitterbeat Records)

Desde su búnker, el Estúdio Traquitana, en el número 70 de la rua Treze de Maio del barrio de Bixiga en São Paulo, esta banda ha maquinado las notas y remates que los han acompañado desde su debut en 2010, época en la que el productor Víctor Rise formaba parte de la producción de sus obras. Sin embargo es el rompecabezas que lanzaron en julio de 2018 el que los ha llevado a esta lista, ganándole la partida a otras bandas instrumentales, asignatura en la que Brasil tiene una confección sonora increíblemente seductora.

Los trazos de la influencia africana, desde Mali hasta Nigeria, pasando por el Caribe en lapsos puntuales, con destellos de funk y la presencia a veces misteriosa de ritmos locales, hacen de Bixiga 70 la decena emblema del Afrobeat del continente, entre el Trópico de Cáncer y el Ecuador. Las imágenes por descubrir, en este su cuarto álbum, tienen como base la percusión, además del protagonismo constante y travieso de los metales que van dramatizando el espíritu de la banda, siempre hacia arriba en una suerte colorida de piezas que se ensamblan al escucha con una carga positiva.

5. Mahmundi /Para Dias Ruins (Universal)

“Alegria, não se prende / Porque vou te ver amanhã / Coisa mais bonita não
se sente / Acordar ao teu lado”.

Como un parpadeo ha pasado el tiempo desde la aparición de Marcela Vale (conocida como Mahmundi) en la escena musical con Efeito das Cores (2014), y el increíble éxito cerúleo de su álbum homónimo del 2016. Siempre en la constante del R&B electrónico y letras de añoranza que dejan un sabor a exquisito pop en los oídos. Si bien en esta ocasión la cantantante carioca nos presenta una obra menos eufórica y estruendosa en comparación con sus anteriores entregas, hace gala de su voz logrando inmersiones más que favorables al jazz y la balada convencional.

La cadencia, la fe y la certeza forman un cóctel perfecto, tan ligero de melodías como de versos simples pero contundentes más allá del estribillo. Con la afortunada capacidad intuitiva de sumergirse en las emociones humanas y salir avante sin necesidad de abusar de la miel, algo a que por lo general los intérpretes pop nos tienen acostumbrados. Mahmundi carga con la nostalgia de no traicionar su frescura y su lírica en pos de una producción fatua, y ese mismo sentimiento se puede hallar en cada una de las nueve faixas del álbum Para Dias Ruins (en circulación desde agosto de 2018), en las que “Alegría” es un bálsamo cotidiano, un momento íntimo para remendar las heridas de un largo día.

6. Marcelo D2 / Amar É Para Os Fortes (Pupila Dilatada)

Después de encontrar la mezcla perfecta entre rap, hip hop y samba, Marcelo D2 se muestra más audaz que nunca haciendo lo que lleva años perfeccionando. Las mixturas que ha entregado en solitario y con Planet Hemp han sido siempre una combinación única: rimas con temas sociales, samba y todo lo que pasa en la vida. Este álbum, acompañado por un filme dirigido por él mismo Marcelo D2, donde nos cuenta la historia de Sinistro, un carioca nacido en una de las favelas más peligrosas, su mundo se abre paso entre violencia diaria hacia otras realidades que coexisten con los problemas sociales aferrado al poco amor que conoció.

Los 10 temas que componen su séptimo álbum de estudio, dado a conocer en septiembre de 2018, cuenta con participaciones de Gilberto Gil, Anna Majidson, Rincon Sapienca, Seu Jorge y Wilson das Neves, que no son sólo invitadoscómplices de esta historia maquinada en la mente de D2. Momentos íntimos de introspección a la samba con cantos en coro que sirven de despedida a la trama de Sinistro (protagonizado por el hijo de Marcelo en el filme), tal como lo han venido haciendo en la escena brasileira de hip hop desde hace años, con esa resistencia que en ninguna otra parte del planeta se gesta igual, donde vivir es para los valientes, en una realidad donde definitivamente “Amar é para os fortes”.

7. Teto Preto /Pedra Preta (Mamba Rec)

“Vocês reclamam… / Mas, ainda não viram nada / Não é a vaidade, / É sobre um vazio de ausência, / Num profundo pesar”.

El éxito que el lanzamiento en 2016 del EP “Gasolina” supuso para Teto Preto un estreno de ensueño en el mercado masivo de la música, lo que nos hacía esperar un trabajo completo para reconocer genuinamente sus alcances y ese momento llegó el onceavo mes de este año en forma de amuleto de Pedra Petra (Piedra Negra). Formada por cinco miembros multidisciplinarios este colectivo Paulista se encuentra en un punto relativamente equilibrado entre lo electrónico y lo acústico, sin embargo su sello distintivo es el performance, en veces tan absurdo como dramático y la voz, tan barahúnda y concreta, de CarneOsso, también conocida fuera del ambiente como Laura Diaz.

En este álbum podemos encontrar un comprimido perfecto del caos, la perdición y la fascinación de una ciudad tan densamente poblada como la capital paulista. Pasando de faixas frenéticas como Safo y Em D+Ìvidas, casi un grito desesperado, perdido entre el metálico barullo de la urbe, hasta suaves batidas que casi llegan al house. Un álbum cuya portada nos invita a mirar en grises pero su sutil jugueteo con la música popular brasileña, solo dejan espacio para mover el cuerpo y no quitar la vista del escenario.

8. Holger / Relações Premiadas (Balaclava Records)

A pesar de que este quinteto, Holger, conocido por su libertad de experimentar con el indie-rock y una ligera influencia de los ritmos brasileños, apenas lanzó el mes pasado su cuarta producción. Han transcurrido ya 12 años de descubrirse a sí mismos en un mundo que parece devorarlos, desde cantar en inglés hasta nadar desnudos en una isla perdida, pero se mantienen avantes con una productora independiente que nos ha dado muchas sorpresas sonoras en el espectro indie y se ha posicionado como un sello referente en la industria paulista: Balaclava Records.

Si bien su evolución ha tomado su tiempo, yendo desde lo tropical hasta la densidad etérea de rasgueos en declive, es en esta producción donde demuestran que el buen juicio de la experiencia no ha pasado en balde por sus acordes. Pareciera que el equilibrio lírico está fuera de lugar, sin embargo y sin mucho esfuerzo se encuentran rastros de la historia cotidiana de la banda en ciertos detalles políticos donde la esperanza y el coraje para continuar es donde logran comulgar con sus fans. Además del tenue rastro sonoro de los ritmos locales y la ecléctica selección tanto de pausas como de cumbres melódicas que nos dejan con ansias de querer más de Holger.

9. Baco Exu do Blues /Bluesman (Independente)


“Sempre que um preto faz dinheiro grita: ‘Baco vive, Baco vive’“.

La historia musical de Diogo Alvaro Ferreira Moncorvo es breve pero notoria. En 2016 logró llamar la atención por su single “Sulicídio”, el lanzamiento de su álbum debut Esú al año siguiente, con apenas 22 años. Una carrera en ascenso, con premios a sus espaldas, que en 2018, sin esperar que el éxito de su primera producción escampara y aceptando el reto, presentó un paseo diferente, uno por el alma más nostálgica y triste de la influencia negra a la cultura popular: el blues.

Un viaje sin miramientos líricos, con completo libertinaje para hablar de los problemas sociales que sufren los que comparten su color de piel, sin embargo la crítica no solo queda contra el sistema, sino también va contra la soledad con la que se violentan a sí mismos, que en lugar de unir los segrega aún más. Algo constante en los tracks de este rapper bahiano es el abuso de las referencias culturales, tanto de nombres del entretenimiento como de la literatura, como nos lo había presentado ya en su álbum de estreia, sin embargo estas alusiones nutren su rima de una metáfora universal que, así como las múltiples tesituras de los riffs y samples utilizados en esta obra, abre un abanico de eclecticidad que refresca la mente. Para tal fin se hizo acompañar de colaboraciones tan dispares como Bibi Caetano, Tim Bernanes, 1LUM3 y la banda Tuyo, con lo que termina de redondear un homenaje al rey del blues.

Estos y todos los ritmos que guardan los acentos lusófonos del mundo los puedes escuchar todos los domingos a las 13:00 hrs. en 14-BIS.

“¡Sejam bem-vindos os seus ouvidos!”.

Sigue a Jano Vargas en Twitter: @14-Bisfm

Tierra llamando a Brian May

Tierra llamando a Brian May

BLACK: la fiesta neoyorquina que regresó a la CDMX

BLACK: la fiesta neoyorquina que regresó a la CDMX