La atmósfera sonora de Balmorhea en el Teatro Milán

La atmósfera sonora de Balmorhea en el Teatro Milán

Un recinto tan íntimo como el Teatro Milán fue el escenario perfecto para Balmorhea, la banda que envolvió a la ciudad de México con sus acordes etéreos el pasado 20 de febrero, en una sesión de post rock armónico que trasportó a los espectadores a múltiples paisajes sonoros.

Con Aisha Burns como abridora del evento, y con una increíble antesala de violín, guitarra eléctrica y la poderosa voz que la caracteriza, el escenario estaba listo para brindar un show más a los seguidores de la banda norteamericana.

 Foto por Alejandra Mejía

Foto por Alejandra Mejía

Eran aproximadamente las 20:50 p.m. cuando “Clear Language” se apoderó del escenario de la mano de Rob Lowe y su teclado, para dar paso a la marimba y a los múltiples instrumentos (alrededor de 14) que los demás integrantes de la banda comandan desde el tablado, dejando atrás un par de incidentes de audio que Nino Soberon resolvió desde el primer momento con un intro de Bach.

Le siguieron “Sky Could Undress”, también de su última producción, sin dejar de lado composiciones anteriores como “The Summer”, “Shore” y “Masollan”. No obstante, lo que verdaderamente cautivó a los asistentes fue la emotividad con la que cada uno de los integrantes se desenvolvió en el escenario: la forma natural con la que interpretan y ejecutan los instrumentos, el ensamblaje de las cuerdas, las percusiones, y un sonido que a pesar de coquetear de pronto con lo electrónico (Clear Language), alude rotundamente a lo orgánico.

No se puede dejar de lado la mención que la agrupación hizo sobre su amor por México, lo mucho que añoraban regresar y su postura política ante el actual mandatario de nuestro vecino del norte, con un efusivo “Fuck Trump” que emanó de la boca de Rob Lowe y que puso eufóricos a los espectadores del pequeño recinto.

Fotos por Foto por Alejandra Mejía

Para finalizar, la banda entonó “Truth”, una de sus canciones más emblemáticas y emotivas, la cual terminó con un cálido aplauso acompañado por una sensación de adrenalina con matices de añoranza, a sabiendas de que el concierto había terminado.

Balmorhea es una banda que va más allá del cliché y lo demostró de nueva cuenta. Sus composiciones, el talento de sus integrantes y la atmósfera sonora que generan en cada una de sus presentaciones es un sinónimo de su virtuosismo y de su paisajismo musical, ese que tanto hace falta en la inmediatez caótica de la vida cotidiana.

Fotos por Alejandra Mejía

Bahidorá 2018: crónica diletante en busca del éxtasis colectivo

Bahidorá 2018: crónica diletante en busca del éxtasis colectivo

¿Quiénes somos después del Bahidorá?

¿Quiénes somos después del Bahidorá?