[EXTRACTO]: 'Love What Survives', los nuevos horizontes que Mount Kimbie busca explorar

[EXTRACTO]: 'Love What Survives', los nuevos horizontes que Mount Kimbie busca explorar

warplp288_lovewhatsurvives-e1505241935467.jpg

Baterías programadas, atmósferas lo-fi, canciones revestidas de sintetizadores e instrumentos análogos es lo que caracterizaron la música del par con conocido como Mount Kimbie, quienes demuestran lo agradable y elegante que puede llegar a ser la hipnotizante monotonía. Los álbumes anteriores del dúo británico formado por Kai Campos y Dom Maker podrían traer a la mente la música electrónica de bandas como Huerco S., Boards of Canada y Four Tet, con el uso de diferentes capas de sintetizadores, un sonido más limpio y ordenado a lo largo de sus canciones. Este 2017 Mount Kimbie está de regreso con Love What Survives, en donde al parecer decidieron revelarse de su pasado al recurrir a riffs de guitarras post-punk, experimentar con diferentes instrumentos, un bajo más acertado y nueva serie de voces provenientes de artistas como Micachu, King Krule, James Blake y Andrea Balency. Estos agregan texturas especiales que generan un distinto proceso musical y a su vez, un sonido diferente.

Capas de sintetizadores que se desvanecen de forma progresiva en ecos suenan en la primera canción de este álbum con el nombre de “Four Years and One Day” en donde líneas marcadas de bajo a la Joy Division suenan y dan fin a la canción para que después un tono más eufórico lleno de hi hats y el grave voz desesperada de King Krule den inicio a “Blue Train Lines”, la segunda canción de este álbum. La tercera canción es “Audition”, beats que parecen salir de una caja de ritmos de los setenta, un intro que nos remite a Metronomy, y loops de guitarra melancólicos específicos de Mount Kimbie suenan en este tema. Canciones como “Marilyn” y “SP12 Beat” transportan al escucha a una atmósfera ochentera que remite a bandas como Duran Duran al usar melodías creadas por una kalimba africana, trompetas y suaves líneas de bajo.

 

A Mount Kimbie en un principio se le asociaba con el género post-dubstep sus últimos álbumes Crooks & Lovers (2010, Hotflush) y Cold Spring Fault Less Youth (2013, Warp) tienen un sonido más electrónico, uso de sampleos y un proceso más orgánico en donde los sintetizadores predominan, en cambio en Love What Survives (2017, Warp) el escucha puede percibir un sonido más experimental y una nueva paleta de instrumentos que crean sonidos más naturales, como en “Poison” con suaves melodías de piano o los riffs sucios y rasposos de guitarra en “You Look Certain (I'm Not So Sure) [Feat. Andrea Balency]” en donde la dulce voz de Balency logra suavizar la canción y no solo nuevos instrumentos fueron agregados a sus canciones, Balency se ha sumado a la banda en vivo de Mount Kimbie junto con el baterista Mark Pell de Micachu and The Shapes.

 

Violines y un piano gospel suenan en “We Go Home Together (Feat. James Blake)” en donde un pandero y un sombrío bajo acompañan a la voz de James Blake que parece estar en lamento. Al parecer Mount Kimbie ha establecido un estilo estético muy propio en sus videos musicales: fotografías análogas en serie, recortes que salen de la nada y tomas diferentes de lugares cotidianos, inclusive utilizando stop motion. Un claro ejemplo de ello es el video de Delta.

 

Voces distorsionadas acompañadas de una melódica dan inicio a “T.A.M.E.D” para seguir con “How We Get By (Feat. James Blake)” la última canción de este álbum en donde armonías ambient creadas por un piano, una batería con jazzy acompañan a James Blake en esta canción.  Mount Kimbie se convirtió en algo nuevo en conjunto. Algunas personas podrían estar decepcionadas de que por ahora, se alejaron de la música dance. Pero en el proceso, realizaron canciones llenas de distintas texturas, con un sonido más ambicioso y desordenado. Un disco sin monotonía, lo que hace de Love What Survives uno de los mejores álbumes de este 2017.

#ImaginaElMundo. Hay Festival-Querétaro: la apoteosis de las ideas

Alexander Nix: la clave en la campaña política de Trump