La marcha #NoMeCuidanMeViolan en imágenes

La marcha #NoMeCuidanMeViolan en imágenes

Ilustración:  Natalia Figueroa

Ilustración: Natalia Figueroa

Este viernes 16 de agosto la Ciudad de México fue sede para la multitudinaria manifestación de mujeres que salieron a las calles para expresar su rechazo a la creciente violencia de género en el país. Diversos contingentes y activistas se dieron cita en la Glorieta de Insurgentes para exigir justicia y visibilidad a las problemáticas de inseguridad que afrontan las mujeres en México.

La numerosa manifestación surgió como respuesta al reciente caso de una menor de edad presuntamente violada por policías capitalinos. Como una expresión del repudio de las mujeres hacia el hecho de enfrentar un contexto de agresión que encuentra su representación máxima en el feminicio:

Pañuelos verdes, mujeres con pasamontañas, los acostumbrados carteles con consignas y frases de lucha y hasta rap y poesía en voz alta al aire libre fueron algunos de los colores que trazaron la protesta desde el comienzo. Algunas activistas adoptaron incluso la diamantina rosa como símbolo de protesta, arrojándola al aire o a los transeúntes.

Hacia la tarde, diversos actos violentos se desataron en la Glorieta de Insurgentes, que incluyeron la agresión física a un reportero de ADN40 por un hombre durante una transmisión en vivo, la destrucción de la estación de metrobus Insurgentes por algunos grupos radicales y pintas en el Ángel de la Independencia. Estos hechos fueron tanto apoyados como reprobados por usuarios en redes sociales, desde quienes los consideraron como una forma de “catarsis social” y “protesta legítima”, hasta quienes los señalaron de “vandalismo” y “daño al patrimonio público”.

La colaboradora de 90.9 y fotógrafa, Susana Fuentes, estuvo presente en el suceso y esto fue lo que capturó.

Así suena 90.9: playlists de tus programas favoritos

Así suena 90.9: playlists de tus programas favoritos

“Una vez obladita, siempre obladita”: el groove insustituible de Obladi 909 en Bajo Circuito

“Una vez obladita, siempre obladita”: el groove insustituible de Obladi 909 en Bajo Circuito