The Jesus and Mary Chain: tan potentes como en los ochenta

The Jesus and Mary Chain: tan potentes como en los ochenta

 Foto: Esteban A. Catalán

Foto: Esteban A. Catalán

The Jesus and Mary Chain no son extraños al público mexicano. Su última visita fue de suma alegría: celebrando 30 años de su disco debut Psychocandy (1985, Blanco y Negro). Esta vez, los nativos de escocía se dieron la vuelta por tierras mexicanas para presumir su más reciente lanzamiento de estudio, el primero en casi 20 años: Damage and Joy (2017, Artificial Plastic).

La banda de los hermanos Reid abrió con “Amputation”, probablemente la mejor canción canción de su nuevo álbum y demostraron por qué su estilo sigue siendo importante: pop ruidoso, pegajoso, con una carga depresiva, pero al mismo tiempo llena de ira y psicodelia. Jim Reid y William Reid cambiaron para siempre el espectro musical de los 80 y 90, y este concierto fue un recorrido por sus nuevas propuestas y clásicos conocidos. Entre los momentos más coreados fueron “April Skies” y la ya ubicua “Just Like Honey”, que gracias a gente como Sofia Coppola y su película Lost in Translation ahora tiene un emblemático referente audiovisual, cortesía de The Jesus and Mary Chain.

El setlist que tocaron los escoceses fue de primer nivel: cortes de su primer EP como “Some Candy Talking” convivían felizmente con novedades y otros de la mitad de su carrera. Psychocandy, Darklands, Automatic, Honey’s Dead y Munki, estos discos no fueron ignorados y su repaso obligatorio fue una avalancha de nostalgia y emotividad. William y Jim Reid ya no son esos jóvenes furiosos de los 80, pero esta actitud trascendió el tiempo y ahora se convirtieron en figuras eternas.

La espera terminó para nuestro emo interior: Panic! At The Disco

La espera terminó para nuestro emo interior: Panic! At The Disco

La hazaña alucinante de The Chemical Brothers

La hazaña alucinante de The Chemical Brothers