Festival Kinoki XIII, la visión universitaria del séptimo arte

Festival Kinoki XIII, la visión universitaria del séptimo arte

  Banda Sinfónica de Tlalnepantla, extraída de kinoki.mx

Banda Sinfónica de Tlalnepantla, extraída de kinoki.mx

El Festival Internacional de Cine Universitario Kinoki llegó a su XIII edición este año. ¿Cuándo? Del 4 al 12 de abril. ¿Dónde? La Universidad Iberoamericana, el Centro de Cultura Digital, Cinépolis Samara, Cinépolis Universidad, Centro de Exploración y Pensamiento Crítico, y Barrio Alameda. Este año el país invitado es Cuba, y su riqueza cultural se reconoce en el cartel del festival. En el evento se pudo disfrutar de proyecciones de cortometrajes, documentales, talleres y conferencias acerca del cine y su mundo.

LA MÚSICA DEL CINE: Comienza el festival el 4 de abril con la Banda Sinfónica de Tlalnepantla interpretando bandas sonoras de películas que marcaron la historia del cine: la música de Star Wars, El Padrino, Cinema Paradiso, Titanic y Superman sonorizaron la explanada de la Universidad. El resto de la semana se llevaron a cabo proyecciones y master classes en las diferentes sedes.

MÉXICO BÁRBARO II: En el cine del Centro de Cultura Digital (debajo de la controversial suavicrema) se proyectó el domingo 8 de abril a las 6:00 p.m. un conjunto de cortometrajes de terror, que nacen de mitos y leyendas mexicanas. La muestra es variada, cada corto es de un director diferente, tienen un estilo muy único, lo cual hace que cada relato sea tomado, ya sea con mucha seriedad, o de una manera más ligera y cómica. El diablo, brujas, niñitos macabros, abuelas tenebrosas, madres sanguinarias, soldados del inframundo, aficionados del cine porno y el desierto de Tijuana son los personajes principales para que se cuenten estas historias de terror mexicano.

Este género puede ser un tanto conflictivo, pues las películas o cortometrajes pueden tener, en muchos casos, más de una lectura, y quienes somos fans de hueso colorado buscamos algo mórbido, buscamos asustarnos, ver algo nuevo que nos haga dormir con la luz prendida. La primera edición de México Bárbaro se puede encontrar en Netflix, conformado por otro grupo de directores mexicanos.

“Lo más valioso que tiene un director es su mirada”.
— Faride Schroeder.

FREE THE BID, LA MIRADA FEMENINA: Faride Schroeder, ex alumna de la Ibero y embajadora de Free the Bid México dio una excelente conferencia el lunes 9 de abril acerca del papel de la mujer en el mundo de la dirección.

freeTheBid_logo.jpeg

Esta organización nace en Estados Unidos en 2016 a cargo de Alma Har’el. Su objetivo es darle voz y el valor a las mujeres directoras en el medio. “Lo más valioso que tiene un director es su mirada” (Faride Schroeder). Para la comunidad estudiantil a quien le interesa fuertemente el cine –tanto en su realización como en apreciación– este es un tema fundamental, que concierne a todos sin importar el género. En 14 años, Faride jamás trabajó con directoras mujeres en publicidad, ¿por qué?, porque menos del 10% de las personas que dirigen son mujeres. Se anuncian entre 3,000 y 10,000 comerciales al día, de los cuales son dirigidos entre un 92% y 96% por hombres.

La lucha en contra de la desigualdad de género en las casas productoras no es exclusivo de México, Free the Bid ha llegado a Inglaterra, Brasil, Sudáfrica, Australia y Chile. Al ser México el primer país de habla hispana en entrar, directoras y directores pueden tomar la oportunidad de alcanzar puestos laborales o brindarlos a otras; esto también habla de la importancia y poder que México tiene en la industria. Nuestro país atestigua la fuerza del feminismo creciendo en potencia y número, cada vez se levanta más la voz, se exigen mismas oportunidades, derechos, y se busca ponerle un fin a la violencia y discriminación de género. La voz de la mirada que las mujeres tienen para ofrecer es igual de valiosa que la de un hombre, y Faride deja eso muy claro.

EL GRITO, A 50 AÑOS DE LA TRAGEDIA DE OCTUBRE: Más tarde ese mismo día (9 de abril) en el foro de cine de la Ibero, se proyectó el documental El Grito. En 2018 se cumplen 50 años del mítico año de 1968; levantamientos estudiantiles y sociales que protestaban por la paz, por el alto a la guerra, igualdad social, liberación femenina y la libertad de presos políticos resuenan en la historia del siglo XX. 50 años pueden ser pocos para algunos, sin embargo, es medio siglo, y aún así cada 2 de octubre en la memoria colectiva del país, vaga algún pensamiento, algo aprendido, algo que recuerda que las voces fueron acalladas con balas.

Videos, fotografías, y una voz femenina comienzan a contar cómo nació el movimiento estudiantil. El foro parece todavía más oscuro de lo que está, y hasta el silencio está callado, quizá porque los presentes conocen de antemano el triste desenlace.

Mirar al pasado real, con actores que no son otros más que ellos mismos, y el guión no es dado por ningún director, hace que lo que nos cuentan profesores, nuestros padres, tíos, libros y películas nos involucren en una época que para nosotros es gamas de grises, coloreado únicamente por un rojo que no se desmancha.

  Extraída de sipse.com  

Extraída de sipse.com  

La proyección comienza con el mes de julio, seguidos por agosto, septiembre, y finalmente octubre. Conforme pasan los meses en pantalla se sabe que la muerte de tantos protestantes es inevitable, pero no significa que deje de ser doloroso e indignante hasta el día de hoy. La generación que vivió su juventud en aquella época, hoy día desaparecen paulatinamente. Los demás hemos aprendido de lo que nos cuentan los grandes, de lo que se ha escrito, y de lo que se ha permitido ver.

A pocos meses de que termine el sexenio en el que se vio regresar al PRI a Los Pinos, no sobra recordar que fue el mismo partido que dio la orden de acorralar y matar a todos los que un 2 de octubre quisieron reunirse en Tlatelolco. Tampoco sobra recordar que, nuevamente, hay un candidato a la presidencia perteneciente al partido (sea militante o no). El PRI de hoy no es el mismo de hace 50 años, podrán decir algunos, y pueden tener razón, no obstante, el acto del 68 no es lo único que corre por la cuenta del Partido Revolucionario Institucional, no hace falta ir más lejos que a septiembre de 2014 y recordar a los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa.

2018 conmemora 50 años de las voces de miles de jóvenes e intelectuales que en muchas partes del mundo no se quedaron callados ni sentados. Es año de elecciones en México. En 2018 se sigue escuchando el eco de un grito silenciado.

EL PRESENTE DE LA ANIMACIÓN: Como su nombre lo indica, este es un festival de cine universitario, y qué puede ser más nutritivo que apreciar lo que se crea en distintas universidades del mundo entorno a la animación. En esta proyección, que se llevó a cabo el 10 de abril en el foro de cine de la Ibero, se vio que hay dos cosas primordiales para los cortometrajes de animación: la técnica y la historia a contar. Hay cabida para cualquier relato, desde pollos come-humanos que toman el control del mundo, hasta un vagabundo que pasea por una ciudad de cartón en compañía de un fantasma. Países como Francia, España y Colombia fueron algunos de los que dejaron ver la infinidad de posibilidades que existen para crear cortometrajes animados.

No hay límites para la animación, se pensaría que tal vez es el presupuesto, pero en realidad se puede hacer mucho con muy poco, y va desde lo más complejo y laborioso (muñecos de arcilla o tela que se mueven cuadro por cuadro), hasta ciudades hechas de cartón corrugado, y bocetos hechos a lápiz. En cuanto a las historias, estas pueden ser tan descabelladas como cotidianas. Un pollo fue testigo de cómo asesinaron a su madre para ser llevada a un restaurante de pollos rostizados, y su venganza hizo que los pollos de todo el mundo derrotaran a la humanidad; una niña encuentra una rana en el metro, la cual trata de escapar de un guardia de seguridad; un francés hijo de inmigrantes pregunta qué es nacionalismo, cuáles son sus raíces, a dónde pertenece; una psicóloga intenta mejorar a un paciente, y en el camino se olvida de su propio bienestar.  Siempre hay algo que contar, ¿y la manera? Esa tiene infinidad de posibilidades.

  Extraída de kinoki.mx

Extraída de kinoki.mx

Así termina la decimotercera edición del Festival Kinoki. La creatividad crece y se alimenta cuando se comparte, por eso es bueno e importante que se asista a festivales como este, en donde los que hacen que sea posible ponen tanto para que personajes y proyecciones lleguen a los ojos de los estudiantes y profesores. El séptimo arte hace sentir amor, miedo, tristeza, nostalgia, adrenalina y felicidad; brinda cultura, arte, educación e inspiración. 

Hacen falta más espectadores en las proyecciones, en las conferencias, es triste ver sillas vacías en las proyecciones y conferencias. La universidad es un momento tan enriquecedor para los estudiantes y futuros profesionistas, y el arte les está tocando la puerta. Muchas veces la mayor parte de la educación se encuentra fuera de las aulas de clase. Sólo queda agradecer a Kinoki y a todo su equipo por hacer el festival posible, y que se pueda seguir disfrutando en los años que siguen.


Encuentra a Michelle Rosas en Twitter como @lamalaroma.

Alcohol y rumba cantinera en el nuevo sencillo de Centavrvs

Alcohol y rumba cantinera en el nuevo sencillo de Centavrvs

De Colombia al Festival Marvin

De Colombia al Festival Marvin