Desfile del Día de Muertos: ¿celebración o tradición?

Desfile del Día de Muertos: ¿celebración o tradición?

Y-YO-QUE-TENGO-QUE-VER.png

¿Cuál es la diferencia entre una celebración y el establecimiento de una tradición?

El 5 de noviembre del 2015 apareció en la pantalla grande el icónico James Bond persiguiendo al asesino Sciarra entre las calles del Centro Histórico de la Ciudad de México. Inmerso en un desfile repleto de bailarines maquillados, exóticos penachos, calaveras con cigarros y enormes esqueletos de papel maché, Daniel Craig detiene un ataque terrorista a mitad de una celebración un tanto ficticia.

A pesar de la controversia que se desató ­–sobre unos millones de dólares recibidos por la productora cinematográfica, el cierre de calles que afectó la economía de numerosos comercios, entre otras cuestiones–, el novelesco desfile que presenció Bond se instauró como una celebración más en el marco de los festejos del Día de Muertos en la Ciudad de México.

Así, el pasado sábado 27 de octubre se celebró, por tercera vez, un enorme desfile que, a manera de carnaval, llenó de música, fiesta, e imágenes Paseo de la Reforma y el Zócalo del Centro Histórico de la capital del país ¿en dónde reside la diferencia entre una tradición y una mera celebración?

Vía: HUFFPOST

Vía: HUFFPOST

En primer lugar, podría pensarse en la cantidad de tiempo que éstas se han mantenido en el inconsciente colectivo, siendo las tradiciones con un periodo más largo asociado a ellas. No obstante, la diferencia reside en cuestiones más complejas. Por ejemplo, las ofrendas, que año con año invitan a los seres queridos a regresar al mundo terrenal y disfrutar de placeres como la comida, la música o recuerdos congelados en fotografías, son consideradas una tradición que deviene de un sincretismo cultural histórico. En este sentido, un desfile que se ha celebrado en pocas ocasiones, y que llega a caer en la tropicalización de aspectos culturales a manera de fusión americanizada del carnaval con imágenes del Día de Muertos, resulta complicado de analizar.

De manera que, el Desfile del Día de Muertos festejado en la Ciudad de México, es una celebración que, posiblemente con el paso de los años, se convertirá en tradición. Por lo tanto, es preciso reconocer tanto las problemáticas de su celebración como su procedencia. En primer lugar, trata de un evento que se instauró con la necesidad estadounidense de mostrar el folklore mexicano en una película hollywoodense y en este sentido, las formas y contenidos deberían someterse a revisión. Además, después de tres celebraciones, el reciclaje de imágenes es preocupante; José Guadalupe Posada y Frida Kahlo son referentes que forman parte de un imaginario colectivo, pero ¿dónde se encuentran los artistas y referentes actuales?

En esta edición 2018, el desfile se dividió en cinco segmentos: Mictlán, Independencia, Revolución, Carnaval de Calaveras y Actualidad. Miles de citadinos se acomodaron desde temprano para presenciar la pasarela, además de disfrutar de los módulos de facepainting que ofrecían maquillaje de distintas temáticas. Calacas ancestrales, independistas y zapatistas ataviadas con coloridos atuendos hicieron su aparición por siete kilómetros para festejar el Día de Muertos dedicado, este año, a los migrantes.

Tanta festividad y color traen a la mente a Eric Hobsbawm, un historiador británico marxista que, preocupado en el desarrollo de las tradiciones y su función social en el contexto occidental, publicó en 1983 un libro titulado The Invention of Tradition:

desfile de dia de muertos 2018 3.jpg

“[Las tradiciones son] un conjunto de prácticas regidas normalmente por reglas manifiestas o aceptadas tácitamente y de naturaleza ritual o simbólica, que buscan inculcar ciertos valores y normas de comportamiento por medio de la repetición, lo que implica de manera automática una continuidad con el pasado”. Eric Hobsbawm

Lo que interesa aquí, es la repetición automática de comportamientos. La muerte, como parte de la identidad mexicana, no es un aspecto que debe de tomarse a la ligera. El Día de Muertos brinda la oportunidad de recordar respetuosamente a aquellos que no se encuentran más en este mundo. Y por lo tanto, la pasarela que presenció James Bond y que se ha repetido durante los últimos tres años, no debe caer en la exotización o banalización de aspectos que implican una continuidad con el pasado.

La referencia a los migrantes en la megaofrenda del Zócalo, salta como un gesto poderoso.  Desgraciadamente la muerte se encuentra presente no sólo en las fibras más personales del mexicano, sino también en las más cotidianas y colectivas. La memoria y la tradición se presentan como herramientas generadoras de reflexión y conciencia frente a la situación actual.

Vía: Time Out

Vía: Time Out

La cultura, el arte y el patrimonio dialogan constantemente con lo que identifica a un grupo de personas como parte de una comunidad. Si eventualmente el desfile se convierte en tradición, como por ejemplo la icónica mega ofrenda de la UNAM, se debe tomar en cuenta que éstas tienen como característica el cambio constante a la par de la sociedad que las celebra. La tradición, como agente cultural, actualiza el pasado desde la acción en el presente; así, no se trata de dejar de festejar o desfilar, sino de no caer en trivializaciones que terminen por definir aspectos identitarios desde lugares que tal vez no son los idóneos… a fin de cuentas ¿quién define qué es lo mexicano?

5 bandas que rinden culto al horror y a la muerte

5 bandas que rinden culto al horror y a la muerte

Tiempo de migrar a otro mundo posible

Tiempo de migrar a otro mundo posible