#VINTAGE909 'Black Celebration' - Depeche Mode. El oscuro ascenso de la nueva moda en 1986

Cuando Kraftwerk lanzó Auhtovan (EMI Elektrola, 1974), el mundo no imaginaba el impacto de esta obra sobre el espectro musical de la década siguiente. Doce años después de este significativo álbum del cuarteto alemán, Depeche Mode se convirtiría en la máxima expresión electrónica vinculada al rock y el movimiento oscuro con el lanzamiento de Black Celebration.

Precisamente este disco es alemán, siendo el segundo y último álbum que grabaron en ese país. Suena frío y ambiental, como las maquinarias usadas en las febriles fábricas teutonas. Continúa la línea oscura que comenzaron con su predecesor, el constructivista Some Great Reward, lanzado apenas 18 meses antes, en 1984. A su vez sería el puente que conectaría con  Music for the Masses, que salió 18 meses después, en 1987.

dm86_1

Era una época intensa y creativa para la banda liderada por Martin L. Gore. Apenas habían lanzado Some Great Reward y ya tenían People are People, flamante recopilación que pretendía penetrar el mercado de Estados Unidos. De hecho Depeche Mode apuntaba con toda su artillería para la conquista del mercado global.

Black Celebration efectivamente sabe a madurez. La banda dejaba los ritmos synth pop estilo OMD de sus años de Speak & Spell, para abrazar la oscuridad. “A Question of Time” es una provocación moderna para las quinceañeras de ese momento, seducidas por la fina perversión de su letra, y el gris maravilloso del video dirigido por el maestro Anton Corbijn. Esta fue la primera vez que trabajarían juntos.

https://www.youtube.com/watch?v=9pt7EWFF_T8&app=desktop

Black Celebration se emparenta con otras ramas artísticas. Podría ser una película de Werner Herzog, o una obra del futurismo italiano en la arquitectura -corriente usada para el arte del álbum-, e inclusive con la estética nazista concebida por Albert Speer.

La regla que Ben Miller -productor de los álbumes de la banda hasta ese momento, y fundador de Mute Records-, estableció fue una sóla: no incluir ni una guitarra. Esta regla pretendía demostrar a los detractores de la época lo que la música electrónica era capaz de dar: atmósferas, imágenes y formas. Estas en conjunto enriquecerían al género desde un punto de vista experimental, artístico y sí, comercial.

https://www.youtube.com/watch?v=vOtRZOlE0WM&app=desktop

Cada track en el álbum estaba pensado para convertirse en parte de la construcción de un todo. Sumergido en una intensa negrura tenemos “A Question of Lust” con su coro delicado y suave, penetrante como las frases usadas en el bondage de los juegos del amo y el maestro; del pasivo y activo.

“Stripped” era el orgullo del álbum. El track más trabajado, la propuesta para conquistar las listas de popularidad y dejar en claro que el trabajo de Depeche Mode no estaba improvisado. Sin embargo el track, a pesar de llegar al No. 15 en las listas del Reino Unido, fue considerado por la banda como un fracaso. En Estados Unidos ni siquiera fue lanzado como sencillo sino como la cara B de “But Not Tonight”, que ni siquiera ingresó al Hot 100 de Billboard.

https://www.youtube.com/watch?v=qU8UfYdKHvs&app=desktop

A pesar del fracaso comercial en las listas de popularidad del Reino Unido y Estados Unidos, Depeche Mode se había convertido ya en un fenómeno de masas, iban más allá del culto. Llenaban estadios y encabezaban festivales, como lo hicieron con The Cure, en el festival de rock de Atenas en 1986. Después del motín con el que culminó prometieron jamás volver a tocar en un festival; y a la fecha lo han cumplido.

La muerte está en todos lados recordándonos que podemos ser destruidos esta noche”

Fly in the Windscreen.

Grabado en los estudios Westway, Black Celebration se convirtió para Depeche Mode en un obsesivo trabajo basado en el principio herzogniano de “vivir el arte”. Tras cuatro meses de encierro consensuado, se convirtió en una horrible experiencia claustrofóbica que se puede sentir en tracks muy elaborados como la fúnebre “Fly in the Windscreen”, o en los loopeados coros casi infinitos de “It Doesn’t Matter Two”.

Número cuatro en las listas británicas, Black Celebration es considerado un disco de culto dentro de la rica discografía en la carrera de la banda de la moda rápida. Es su álbum más oscuro, marca el final de su inocencia y representa su entrada al círculo de las grandes estrellas de su generación. Depeche Mode estaba listo para conquistar el mundo y ser una de las expresiones principales de su tiempo. El futuro yacía ante el cuarteto de Basildon.

https://www.youtube.com/watch?v=DSY2VV-9yAs&app=desktop

Obladi Oblada: Rolling Stones en México 2016

Sesiones de música portátil presenta a Las Pipas de la Paz para Clickaporte