Una Propuesta Cuestionable: La Ley de Seguridad Interior

Una Propuesta Cuestionable: La Ley de Seguridad Interior

20171130175917_147-1.jpg

La Ley de Seguridad Interior es uno de los temas que más ha ocasionado revuelo esta semana. La ley fue aprobada el jueves 30 de noviembre de 2017 por la Cámara de Diputados, aunque el voto en la cámara alta aún no se realiza. El día lunes, tanto la ONU como la CIDH se alertaron ante la posibilidad de que la ley llegue a aprobarse.

El Alto Comisionado para las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad Al Hussein, calificó el proyecto como “muy preocupante”. Argumentó que la nueva ley no plantea soluciones reales a los problemas de Seguridad Pública que actualmente sufre el país. Asimismo, el representante de la Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para Derechos Humanos agregó, en una carta dirigida al Senado, que los militares en las calles han aumentado las violaciones en los derechos humanos, la violencia, y fortalecería el status quo.

En una nota publicada por el medio Animal Político el día 6 de diciembre se exponen los principales motivos por los cuales la ONU rechaza la ley. A grandes rasgos, el rechazo a la ley es por: La ambigüedad de los conceptos y lugar para la arbitrariedad, el sometimiento de la autoridad civil a la militar, así como indebida regulación del uso de la fuerza, la falta de control, una protección indebida de los derechos humanos, así como el uso de la totalidad de las fuerzas armadas por parte del ejecutivo.

El día de hoy, el IFAI también mostró su descontento, sobre todo con el artículo 9 de la Ley, ya que dicen que infringe el principio de máxima publicidad, que se refiere a que los entes públicos expongan su información al escrutinio público. Sin embargo, el comisionado Nacional de Seguridad, Renato Sales Heredia, dijo que la intención de la ley es militarizar el país, y que lo único que se está haciendo es “normar una situación”. El presidente de la república también expresó su apoyo, diciendo que aprobar la ley es “una imperiosa necesidad”.

 

En Twitter surgió el hashtag #MilitaresAlCuartel, con el cual los usuarios que no están de acuerdo con la nueva Ley de Seguridad expresaron su inconformidad.

Otros fueron más allá:

El asunto más relevante de la Ley de Seguridad Interna, que va más allá de las posturas políticas, es de derechos humanos. Aún en tiempos sin esta Ley, han ocurrido recurrentes violaciones a los DH, en lo que va del sexenio de Peña Nieto, han muerto 106 defensores de éstos, con 81 desaparecidos, además, no hay que dejar de lado acontecimientos como Atenco o Ayotzinapa. Ahora, una ley que le delega al Gobierno la capacidad de designar a alguien “Enemigo del Estado”, así como carente en mecanismos de control de la fuerza, no parece ser para nada una buena idea en un país en el cual aún se desconoce el paradero de 27000 personas que se reportaron extraviadas desde 2006, y que constantemente preocupa al Observatorio de Derechos Humanos.

Björk, la viajera interdimensional

Premios Fénix: Glamour, una larga (muy larga) alfombra roja y plantones