¿Será posible despedirnos del empleo como lo conocemos hoy en día?

¿Será posible despedirnos del empleo como lo conocemos hoy en día?

Oficina colaborativa.jpg

Para Jeremy Rifkin, existen tres motores que han impulsado los grandes cambios en los sistemas económicos: los medios de comunicación, la generación de energía y los sistemas de movilidad.

Durante la primer revolución industrial estos eran: el telégrafo, el carbón y los trenes. Durante la segunda revolución industrial estos eran: el teléfono (radio y televisión también), el petróleo y el motor de combustión interna. Hoy en día tenemos un nuevo paradigma; el internet para comunicarnos, energías renovables como generadoras de energía y sistemas automatizados (coches y drones) como medios de movilidad.

Ahora, ¿qué pasa cuando estos tres motores están totalmente unidos en uno? Sí, en un sistema alimentado constantemente por datos a través del internet y nuestros aparatos electrónicos. Veamos si puedo explicar esta teoría en unas pocas líneas:

 Imagen vía @frantic

Imagen vía @frantic

Uno de los objetivos del sistema capitalista, como lo conocemos, es disminuir los costos de producción, para poder producir más y a un menor precio. Ahora bien, existen muchas empresas que han logrado que sus costos de producir una unidad más de su producto, sea cercano a cero. Por ejemplo, Wikipedia: para producir más contenido no tienen que pagar. AirBnB: para tener un cuarto más en su sistema, tampoco tienen que pagar. Uber: para tener un taxi más no son ellos los que tienen que pagar. Estos tres ejemplos han dañado a las industrias de las enciclopedias, los hoteles y los taxis, respectivamente. ¿Cuál es el factor común de estas nuevas plataformas? Internet. Esto conlleva un factor de fondo aún más importante: el comportamiento colaborativo y la famosa “ética hacker”.

Esto da como resultado que la tecnología mejore a pasos agigantados ya que se empieza a producir con códigos abiertos donde la gente los puede mejorar y contribuir constantemente. Jeremy Rifkin pone el ejemplo de las impresoras 3D: la tecnología hoy en día es cara. Pero, en un futuro no muy lejano, mucha gente podrá comprar una impresora 3D. Los códigos para imprimir cosas, podrán ser abiertos y constantemente mejorables por la comunidad (productores). La misma comunidad podrá usar el código (consumidores) para imprimir cualquier tipo de bien (órganos, armas, comida, microondas, sillas, mesas, inclusive sus propias impresoras 3D, etc. infinito). Por lo que se crea el concepto del “prosumidor”; productor y consumidor al mismo tiempo. Todo esto, será alimentado por el segundo motor de la economía: la energía solar y renovable, la cual en el mejor escenario, pronto podría ser prácticamente gratis.  

 Imagen vía @dose

Imagen vía @dose

Y por último, la distribución de todos estos bienes se hará de manera automatizada, a una velocidad y seguridad inédita. ¿Qué puede tener esto como resultado? Llegar a una abundancia extrema. ¿Qué sucede entonces cuando todo ser humano tiene satisfechas sus necesidades básicas? Se acaba el materialismo por que ya no hay necesitad de acumular bienes.  ¿Dónde recae entonces el valor de la economía? En la información, en la colaboración y en la inversión de capital social. Probablemente en esta situación, el empleo como forma de recibir un ingreso, sin que necesariamente sea una actividad satisfactoria, podría llegar a su fin. Ahora sí, ¿cómo la ven?

El electropop rejuvenecido de Mura Masa

El electropop rejuvenecido de Mura Masa

La violencia de género en las universidades

La violencia de género en las universidades