¿Mantenimiento de paz o perpetuación de la violencia?

¿Mantenimiento de paz o perpetuación de la violencia?

 Vía United Nations

Vía United Nations

"Durante el entrenamiento verás que ganar paz, es mucho más difícil que ganar la guerra. Cada mañana la esperanza es aniquilada por la pesadilla del ayer". 

Whistleblower, 2010

El Personal para el Mantenimiento de la Paz surge con el mandato de proteger a las personas en un contexto de armisticio o postguerra. Según la Organización de las Naciones Unidas (ONU), las Operaciones para el Mantenimiento de Paz (OMPs) son una de las herramientas más efectivas para apoyar a los países en la difícil labor de transición entre el conflicto y la paz.

Dichas operaciones se despliegan con la finalidad de ofrecer apoyo y protección a las poblaciones vulneradas tras un conflicto bélico. Sin embargo, en los últimos años se publicaron denuncias donde los "Cascos Azules" participaron en la violación de los derechos humanos de mujeres y niños.

Africa

Según el informe de Peacekeeping Watch, en 1997 se hicieron públicos los primeros casos de abuso sexual cometidos por activos de las OMPs, en países como el CongoHaití, Kosovo, entre otros. 

Según el Consejo de Seguridad de la ONU, las mujeres y las niñas son las principales víctimas de estos crímenes. Durante su último año como Secretario General de la ONU, Ban Ki-Moon, presentó un informe en el que se revelaban 99 denuncias de abuso sexual cometido por los Cascos Azules.

En el 2017, The Associated Press reveló que estos agentes de la ONU participaron en la contratación de servicios sexuales en Haití, incluso cuando quienes los ofrecían eran menores de edad. Los y las adolescentes fueron explotados sexualmente, algunos a cambio de alimentos o dinero. Al menos 134 Cascos Azules fueron identificados, de los cuales, ninguno ha sido procesado legalmente.

La ONU no está facultada jurídicamente para sancionar a los responsables, quienes deberían entonces ser puestos a disposición de sus países para ser enjuiciados.

El Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, aseguró que estas violaciones a los derechos humanos no pueden seguir ocurriendo y que los países deben sumar esfuerzos para llegar a un consenso que permita la sanción de los involucrados.

En el marco de esta ola de impunidad, valdría la pena traer a cuenta la discusión de la poca voluntad que existe por parte de los organismos internacionales a implementar soluciones con una perspectiva transversal de género.

Si bien la Resolución 1325 del Consejo de Seguridad se adoptó desde el año 2000, con la finalidad de proteger la seguridad de mujeres y niñas, es claro que esto no se tradujo en la implementación de políticas incluyentes en todos los niveles de la organización.

cascos azules

Algunas de las alternativas para prevenir este tipo de violencia incluyen el involucramiento de las mujeres en las OMPs, ya que a través de ellas se pueden crear canales de comunicación entre las víctimas y las organizaciones.

Aceptar el problema es parte de la solución, por lo que las declaraciones de Guterres, significan un avance. Sin embargo, hace falta más que el simple reconocimiento de estos actos para sancionar a los involucrados. Aún hay víctimas que claman por justicia. Esperemos que la ONU tome responsabilidad y sancione a los perpetradores.

“No basta hablar de paz. Uno debe de creer en ella, y no basta creer en ella. Hay que trabajar por ella".

Eleanor Roosevelt

 

 

 

De colmenas y ciclos vitales: la peligrosa extinción de las abejas

De colmenas y ciclos vitales: la peligrosa extinción de las abejas

"Que se rinda tu madre". Nicaragua en búsqueda de libertad

"Que se rinda tu madre". Nicaragua en búsqueda de libertad