'Reasonable Doubt' la colección de historias callejeras de Jay Z

'Reasonable Doubt' la colección de historias callejeras de Jay Z

JayZ_1996.png

La década de los noventa fue una época salvaje para la industria del rap. No sólo se consolidó como un género popular entre las masas, sino que surgieron sus dos primeras leyendas.

Las violentas muertes de 2Pac Shakur y Notorious B.I.G. mostraron las diversas mafias detrás de la industria discográfica que llevaron a una batalla entre la Costa Este y Oeste. Del lado del Atlántico, un joven saltó a la fama después del asesinato de "Biggie", su nombre: Shawn Carter, mejor conocido como Jay Z.

jay-z

1996 fue el año en que Jay Z irrumpió en la música con Reasonable Doubt, su álbum debut, que consolidó el rap del área de Brooklyn, que hablaba sobre hustlear, vender crack y llevar las historias de la calle a un plano popular.

Como muchos artistas de hip hop de la época, Jay tenía un pasado oscuro como vendedor de drogas en su barrio y a pesar de que muchas de las letras tienen referencias ocultas de su hustleo, Reasonable Doubt sirvió para marcar una línea entre sus clientes y su futuro dentro del mundo de las rimas. 

Un par de años previos a su debut, Jay Z ya era conocido en los barrios neoyorkinos gracias a su participación en las fiestas Mad Wednesdays de Maria Davis, una de las principales promotoras del rap en esa época, que organizaba aquellas reuniones míticas con jóvenes talentos como Missy Elliott y Brian McKnight. Fue tanta la influencia de estas presentaciones que en “22 Two’s” incluida en Reasonable Doubt aparece un skit original de esas fiestas que ayudaron a forjar la personalidad de Hova como rapero.

 

Para lograr su sueño de grabar un disco, Carter tuvo que buscar algunos socios para fundar una disquera y lanzar su álbum debut. Gracias a DJ Clark Kent, el rapero conoció a Dame Dash, quien en ese entonces era manager de algunos actos como Future Sound y Original Flavor, momento que marcó el inicio de uno de los grandes imperios musicales: Roc Nation.

jayz_the_original_roc

Jay Z ya había compartido escenario con este par de artistas, por lo que fue fácil integrarse a un proyecto que incluyó a Kareem “Biggs" Burke, aunque este último personaje no confiaba en las habilidades líricas de Hova, ya que tomaba como estilo el tongue-twister que radicaba en rimar de forma veloz.

Fue hasta que escuchó “In My Lifetime” del rapero de Brooklyn que Biggs se interesó en su estilo de rapear y con el tiempo, este flow se fue perfeccionando hasta llegar a un punto medio, en el que las palabras salían como fuego de la boca de un dragón.

 

La unión entre Dam, Biggs y Jay Z dio vida a RocAFella Records, así dieron comienzo las grabaciones del primer disco del MC que originalmente sería llamado Heir To The Throne. Productores de la talla de DJ Premier, DJ Clark Kent y Ski tomaron sus cajas de vinilos, una tornamesa y MPC para entrar al estudio D&D de Nueva York para crear los beats sobre los que Jay Z iba a rapear.

Con bases llenas de sampleos a canciones de Isaac Hayes, Ohio Players y otros artistas de Soul y R&B, Jay Z comenzó a soltar todas las rimas que estaban en su cabeza desde hace algunos años: “Coming Of Age”, “22Two’s” y “Cashmere Toughts” fueron algunos de los tracks que ya estaban listos antes de las sesiones en el estudio D&D. A estas canciones se añadieron algunas que hablaban de sucesos personales de la vida de Shawn Carter.

 

.Una de las canciones más personales de Jay Z es “Can I Live” donde habla sobre Emory Jones, uno de sus mejores amigos con quien iba a las Vegas a gastar dinero y beber borbotones de champagne. Años más tarde, en el 2000, Jones encarcelado por hustlear por lo que pasó una década en prisión. Su historia es contada en”Do U Wanna Ride” de su disco Kingdom Come de2006.

 

 

Así como si se tratará de su reputación como dealer, el disco de Jay Z fue un fenómeno, incluso antes de su lanzamiento. Al escuchar las historias que envolvían el estudio durante la grabación de Reasonable Doubt, disqueras como Priority y Freeze buscaron a los socios de Roc-A-Fella Records para ofrecerles un trato de distribución.

 

Priority era uno de los sellos discográficos gigantes de la época, dentro de sus lanzamientos estaban The Chronic de Dr. Dre y AmeriKKKa's Most Wanted de Ice Cube, pero Freeze estaba especializada en otra clase de sonidos, en especial música electrónica.

De inmediato el disco debut de Jay Z se convirtió en un suceso que hizo despertar a la ciudad de Nueva York. “Dead Presidents” sería el primer sencillo, pero fue reemplazado por un remix con el mismo coro, pero con una letra diferente. Fue así como surgió uno de los temas clásicos del hip hop de los años noventa: “Dead Presidents II”. Producidas por Ski Beatz, este par de canciones tienen un origen en diversos samples, uno de ellos es “A Garden Of Peace” de  Lonnie Liston Smith.

 

Reasonable Doubt fue un disco que combinaba lo mejor del rap hardcore de grupo como Wu-Tang Clan con el toque pop que P. Diddy patentó con Bad Boy Records.

Si bien, muchas de las rimas que vienen dentro del disco debut de Jay son agresivas, “Can’t Knock The Hustle” por ejemplo, la pulida producción ayuda a suavizar el duro golpe de las letras. Es como meter una navaja dentro de un cupcake: la superficie puede parecer dulce, pero al dar la mordida sabrás que es capáz de hacer mucho daño.

 

La ambición creativa llevó a Shawn Carter a crecer en la industria musical, si bien en un principio, el proyecto de Roc-A-Fella Records tuvo el fin de tener un espacio para mostrar sus habilidades detrás del mic, su pasado en los negocios lo ayudó a crear un imperio. 20 años más tarde, el legado de Reasonable Doubt va más allá de los oídos de los fanáticos del hip hop. Para muchos, el debut de Jay Z marca la llegada de las actividades ilícita a un nivel poético, Killer Mike es uno de ellos que posicionan RD como un momento cumbre para el rap.

Hov mismo posiciona este disco como su mejor material de estudio hasta la fecha: las letras cuentan la historia de su barrio, de su pasado como dealer, al mismo tiempo, muestra que llegó el momento de darle un respiro a mafia, de convertirse en el dueño del game. La portada muestra este lado gangsteril que aún conserva, ya no trafica crack, pero sigue dotando a las calles de sonidos adictivos, de rimas con olor a plomo. Jay Z es la representación del American Gangster.

Charly García y Serú Girán se reúnen para la próxima edición del Vive Latino

Se confirma la participación de Maluma en el Carnaval de Bahidorá 2017