“Lucifer” y la Fe de Erratas

Por Ana Escutia Esta semana la Cineteca Nacional se vio envuelta en controversia al cancelar y reprogramar la cinta Lucifer” del director belga Gus Van Den Berghe.

Poniendo sobre la mesa el tema de la censura ocasionado por circunstancias supuestamente ajenas a la obra pero un poco más insultantes. La película salió de la cartelera porque no sabían si el público mexicano estaba educado para ver cine de autor.

La primera reacción apareció el domingo 24 de enero en las redes sociales del cineasta, argumentando la ironía de que una cinta hecha en México fuera negada para verse en el país, dado que el público no estaba “educado” para verla. A esto se le sumó la directora del festival de cine Distrital, Paula Astorga responsabilizando al director de la cineteca, Alejandro Pelayo por dicha cancelación.

Las muestras de indignación fueron evidentes. ¿Y cómo no serlo? En un  momento donde la cultura en el país está sufriendo tantos cambios, como la creación de una Secretaría de Cultura,acompañada de un incremento a la entrada de museos y espacios que dependen de la nueva instancia (incluida la Cineteca Nacional), sólo por citar algunos.

La censura en estos tiempos se tiñe de absurda, y obviando las partes involucradas (cada una con intereses particulares ) en tan penoso evento es necesario repensar desde donde viene la molestia colectiva. Y es que sin más al público mexicano se le está subestimando otra vez y me atrevo a decir que no se le está considerando.

Sin embargo  y después del revuelo ocasionado, Pelayo negó haber mencionado el enunciado “para gente educada” y dijo sentirse calumniado por dicha frase. Justificó la cancelación por motivos de agenda.

Para sorpresa, el martes se anunció que el filme sería reprogramado y su estreno fue este viernes 29 de enero, en la sala Luis Buñuel, junto con otras dos cintas de Van Den Berghe, las cuales en conjunto con “Lucifer” forman una trilogía.

Al final todo concluye con un “disculpe las molestias”. Esto solo fue una fe de erratas (o una muy buena campaña publicitaria no premeditada).

El cine y… Emmanuel Lubezki. 29 de enero de 2016

Obladi Oblada: Paul Kantner, descansa ahora sobre una almohada surrealista