Lorde: la aristócrata de la música

Lorde: la aristócrata de la música

 Imagen vía Billboard

Imagen vía Billboard

Un artista, usualmente tiene un largo proceso antes de ser el producto pulido que sale a la luz de los reflectores. La verdadera personificación de esta frase es la neozelandesa Lorde.

Nacida como Ella Marija Lani Yelich-O’Connor, hace 22 años en un pequeño suburbio de Auckland, Nueva Zelanda, esta cantante eligió su peculiar nombre inspirándose en su interés por los elementos que rodean a la realeza y la aristocracia. Inicialmente quiso llamarse Lord, pero podía confundirse con un artista masculino así que al final le agregó una “e” para lograr el toque preciso con el que hoy se le identifica.

A la corta edad de 12 años ya había formado una banda escolar con la que participó en diversos foros de talento. Un buen día llegó un video de una de sus participaciones a las manos de Scott Maclachlan socio de la empresa neozelandesa A&R.

Machlachlan detectó algo único en Lorde -algo que nunca antes había visto en otros artistas-, un producto digno de arriesgarse a pulir y en definitiva una gran promesa para el ámbito musical. En conjunto con algunos colegas, los mejores compositores de la región unieron fuerzas para ayudar a Lorde a buscar su identidad. Gracias a esto, poco tiempo después se le abrió una nueva puerta con un monstruo en la industria musical, Universal Music Group (UMG).

 Imagen vía Atwood Magazine

Imagen vía Atwood Magazine

Algunas de las cualidades por las que UMG decidió apoyar la carrera de Lorde fueron que desde el primer contacto detectaron su peculiar enfoque y amor por su música dejando de lado los fines lucrativos. Prueba de ello fue que en noviembre de 2013, bajo la producción del neozelandés Joel Little y con composiciones propias, lanzó su primer EP The Love Club a través de SoundCloud para descarga gratuita, con dicha hazaña logró las 60 mil descargas en un corto tiempo. A partir de esto UMG decide apoyarla de lleno y lanzar el EP al mundo entero, lo cual culminó en el posicionamiento de éste en el segundo lugar de las listas de Billboard. Meses después lanzó su aclamado álbum debut Pure Heroine.

“Royals” fue el primer sencillo de su carrera y el cual, la llevó a codearse en los Premio Grammy de 2014 con artistas de gran renombre como Bruno Mars, Katy Perry y Macklemore en tres categorías. Al final de aquella noche, la neozelandesa salió triunfante con dos gramófonos dorados a la Canción del Año y la Grabación del Año.

Lorde, es una artista influenciada en gran medida por su madre, quien es poeta de profesión y con fuerte inclinación hacia lo teatral. Detalles que Lorde refleja en sus peculiares gestos y la intensidad de sus movimientos al interpretar sobre el escenario. La moda y caracterización están muy presentes en cada uno de sus shows, sin embargo, cuando el tiempo de preparación es corto, le basta con un outfit cómodo y un delineado perfecto para saltar al escenario.

El trabajo constante, la creatividad arriesgada y la fresca honestidad de su juventud, la posicionan como la nueva definición del pop. Utilizando influencias musicales con ligeros tintes de hip-hop y música electrónica, Lorde brinda un sonido arriesgado que no deja a nadie indiferente. Incluso David Bowie, antes de morir, pensaba que ella sería el “futuro de la música”.

Desde el éxito de su primer álbum, la música de Lorde ha evolucionado. Tras una colaboración con Disclosure y su papel de curadora en el soundtrack de The Hunger Games: Catching Fire, Lorde volvió a enfocarse en sus producciones como solista. Fue su primera ruptura amorosa la que disparó la temática y sonido característico de su segundo álbum de estudio Melodrama. Este material cuenta con gran frescura, consecuencia de su experimentación con distintos géneros musicales y la colaboración del destacado productor y músico estadounidense Jack Antonoff. Este disco es una excelente prueba de que Lorde entiende los problemas y vivencias de la juventud de una forma distinta: el contenido lírico es impecable.

Melodrama acabo nominado al mejor álbum del año en los Grammy del año pasado, junto con Kendrick Lamar, Bruno Mars, Jay-Z y Childish Gambino. Teniendo este impacto tan grande con una trayectoria tan corta, no cabe duda que Lorde es un acto imperdible el próximo sábado 17 de noviembre en el Corona Capital.

Por: Fher Hernández.

'The Favourite' y el retorcido eje de Lanthimos

'The Favourite' y el retorcido eje de Lanthimos

Atlas Genius, el digestivo perfecto

Atlas Genius, el digestivo perfecto