La muerte nos visita una vez más

La muerte nos visita una vez más

 Julian Kersey y Michael Keene - The Faceless

Julian Kersey y Michael Keene - The Faceless

Fotografía: Misael Garrido Casas

Hay mitos en los que se dice que la muerte visita el mundo de los vivos una vez cada cien años, para entender lo que se siente estar viva, pero gracias al Night of the Living Death Fest esta espera se hace muchos años más corta, aunque los que nos sentimos vivos somos los cientos de asistentes al festival. Los encargados de llenar de vitalidad el Pabellón Cuervo –que además se engalanaba por primera vez con este evento– fueron The Faceless, Napalm Death y Cannibal Corpse.

Michael Keene y compañía abrieron las festividades, y queda claro que la eterna rotación de miembros dentro de The Faceless es únicamente en pos de una excelencia musical que parece nunca encontrará. Aún así, el trabajo de Julian Kersey en las voces, Andrew Virrueta en la guitarra y Cody Pulliam en la batería es más que espectacular para nuestros estándares.

 Barney Greenway y Shane Embury - Napalm Death

Barney Greenway y Shane Embury - Napalm Death

Napalm Death tomo la segunda posición de la noche, y el infierno se desató. Si bien The Faceless son un ejemplo de virtusismo y técnica, Napalm Death son el punto culminante de la energía del grind. Realmente se nota una comunión entre Shane Embury, Barney Greenway, Danny Herrera y John Cooke. Inicialmente nos preocupaba un poco la participación de Napalm Death luego de escuchar que John Cooke había logrado encerrarse en el baño dos veces antes del show, y que había sido un problema rescatarlo, pero en definitiva no había de qué preocuparse. El cuarteto salió a dar un show impresionante en el que Embury no dejaba de mostrar lo agradecido que estaba con el público, y Greenway no se dio ni un solo respiro moviéndose de un lado al otro del escenario. Es curioso pensar que unos de los exponentes más importantes del death metal tendrían una visión tan positiva hacia la vida, y Greenway nos dejó un mensaje que seguro a más de uno le dio en qué pensar: “Busquen tener una vida con dignidad, felicidad y libre de acoso, dentro y fuera de estas paredes”; y antes de presentar a Cannibal Corpse dijo, “cuídense a ustedes mismos, cuídense entre ustedes”. Si algo es evidente en este tipo de eventos, es que no sólo hay una unión muy cercana entre las bandas y su público, sino entre el mismo público. Ejemplo de ello es que si alguien cae en el pit, los demás lo ayudan a levantarse, no hay más. Y si bien esto era práctica común, las palabras de Greenway llevarán acciones como esta fuera del pit, con algo de suerte.

 Alex Webster, Paul Mazurkiewicz y Corpsegrinder - Cannibal Corpse

Alex Webster, Paul Mazurkiewicz y Corpsegrinder - Cannibal Corpse

Opuesto a la interacción del vocalista de Napalm Death con el público, Cannibal Corpse es un golpe contundente, continuo, en el que sólo de vez en vez se pausa unos segundos para presentar alguna canción. Ni un año después de su última visita a México, y la entrega de Corpsegrinder, Alex Webster, Paul Mazurkiewicz, Pat O’Brien y Rob Barrett era como si hubiera sido su primera vez en México, y por supuesto que el público se entregó también – gritos, headbanging, slam.

El Night of the Living Death no hace otra cosa más que superarse, incluso cuando se enfrentan con cambios de sede, así que sólo podemos preguntarnos qué es lo que vendrá la próxima edición.

Pueden encontrar a Jorge Hermosillo en Twitter, a veces, como @nose_quemadres, o conduciendo el Apparatus los Viernes por Ibero 90.9 a las 00.00 hrs.

Feminista, pintora y activista: Nancy Spero llega al Tamayo

Feminista, pintora y activista: Nancy Spero llega al Tamayo

‘Atypical’: Más típica de lo esperado

‘Atypical’: Más típica de lo esperado