La jefa no está al Frente

La jefa no está al Frente

IMG_1401.JPG

Fotos: Roxana Aguilar

Cerca de las ocho treinta de la noche, ocurrió lo que ninguno de nosotros esperábamos: uno de los contendientes más fuertes a la presidencia de la República aceptaba su derrota y le deseaba la mejor de las suertes a su contrincante, Andrés Manuel López Obrador.

La sala de prensa se quedó en silencio absoluto cuando la cara de Ricardo Anaya apareció en la televisión. Los reporteros dejaron su rol por un instante para volverse ciudadanos comunes, expectantes de lo que pasaría en su país. Cuando terminó el mensaje, los ojos se volcaron al equipo de Alejandra Barrales. De fondo, sólo se escuchaban murmullos.

El primer momento de angustia se vivió cuando dos conductores en la televisión dieron los resultados de las encuestas de salida: "Claudia Sheinbaum, candidata de Juntos Haremos Historia, va arriba". Retumbaron suspiros por toda la sala.

Serenos, morenos” dijo la candidata del Frente de la Ciudad en su primer mensaje alrededor de las 7:30 PM, luego de que su equipo dejara claro que no habría preguntas. Confiaba en que todavía podía ganar la elección. Aseguraba que las votaciones no se ganan con encuestas, sino con votos. Sin embargo, previo al tercer debate organizado por el Instituto Electoral de la Ciudad de México (IECM), Barrales había presentado dos encuestas no reconocidas por Publimetro y Televisa, medios que había citado como fuentes y que supuestamente la colocaban en empate o bien, con una diferencia de 0.7% con respecto a Sheinbaum.

Los celulares no dejaron de sonar después de que dos candidatos presidenciales aceptaron su derrota: primero Meade, con voz entrecortada. Después Anaya, sereno y locuaz como siempre. Pero, ¿y Alejandra?

A las nueve de la noche se llamó a toda la prensa a cenar, pero las hamburguesas no frenaron las especulaciones. Por su parte, el equipo de Barrales murmuraba que la candidata iba subiendo y que no se bajaría tan fácil de la contienda.

Faltando 20 minutos para la media noche, el equipo de Alejandra anunció que por fin daría un mensaje. Hizo esperar a toda la prensa. Los fotógrafos se cansaron de cargar los lentes y los reporteros se notaban cansados. Todos veían en las pantallas el mensaje de Lorenzo Córdova. Después, la declaración del presidente Enrique Peña Nieto sonó al fondo, mientras los reporteros se adentraban en sus dispositivos móviles para ver los resultados del IECM: la derrota de Barrales era clara.

Finalmente, Alejandra entró acompañada —igual que la vez anterior— de Purificación Carpinteyro, la candidata de Nueva Alianza que, durante la semana de elecciones, se había declarado a favor de ella. Purificación se limitó, contraria a los deseos de muchos, a sonreír y aceptar el agradecimiento de Alejandra.

Barrales terminó aceptando su derrota, pero aseguró que vigilará que la ciudad sea bien gobernada. Después, felicitó a Claudia Sheinbaum.

El cuarto partido

El cuarto partido

Moncayo y su segundo Himno Nacional Mexicano

Moncayo y su segundo Himno Nacional Mexicano