La Era de Oneohtrix Point Never ha llegado

La Era de Oneohtrix Point Never ha llegado

Age OF.jpeg

"Nothing but a bunch
of unanswered questions lately"

"Black Snow"

¿Has escuchado hablar de Daniel Lopatin? Puede que no, que sólo sea un nombre más de miles que has escuchado en la vida, pero si hablamos de Oneohtrix Point Never la cosa cambia (o debería hacerlo). Uno de los alias renombrados de aquellos géneros de música electrónica que denominan "inteligente" se ha vuelto reconocido por llevar más de una década envolviendo en capas esquizofrenicamente atmosféricas a sus devotos escuchas, aunque en los últimos meses su carrera ha dado un giro que desemboca en su novena producción de estudio como 0PN, Age Of.

Los tres años que transcurrieron entre el lanzamiento de Garden of Delete (2015, Warp) y la llegada de Age Of fueron una completa vorágine para Lopatin en cuestiones laborales. Pasó de ser un nerdo tras su computadora (como a muchos artistas de IDM se les suele catalogar) a ser un chico cool que hace música rara; fue reconocido por la crítica en Cannes con el premio al Mejor Soundtrack por su trabajo en la película Good Time (2017, Eleara Picture) y es buscado por gente como Iggy Pop, FKA Twigs y David Byrne; como si de repente todos se percataron de su existencia y el talento inherente a la misma.

Justo todo ese nuevo abanico de personas que reconocen su labor y se acercan a él para trabajar en conjunto es uno de los puntos a destacar en Age Of; DL no es un ermitaño que haga todo de forma DIY, pero en lo referente a la música siempre había sido obra completa de su mano. Para este cuarto lanzamiento en Warp, entrega una alineación de lujo que cualquier super banda podría envidiar: James Blake colaboró en los teclados, asistió la producción y se encargó de la mezcla; Antony Hegarty "ANOHNI" y Prurient aportaron voz a un par de temas; la artista pop Kelsey Lu también estuvo en los teclados; el neoyorquino Eli Keszler estuvo en las percusiones y finalmente el ingeniero Greg Calbi (quién cuenta con más de cuarenta y cinco años de experiencia) fue el encargado de la masterización.

Con semejante cantidad de nombres detrás Age Of despertaba mucha curiosidad entre los seguidores de Lopatin y elevaba la expectativa de su lanzamiento. En cuanto salió "Black Snow", el primer sencillo,  el resultado fue impactante: el tema era inhóspito, escalofriante, transportaba al escucha a un páramo semidesierto en la mitad del bosque como aquellos retratados por González Iñárritu en The Revenant (2015, 20th Century Fox); como si no hubiera nada en los alrededores más que árboles cubiertos de nieve y de pronto la voz de ANOHNI empezara a escucharse en el aire. Bello, innegable, pero con más semejanzas al OST de Good Time que a GoD; algo había pasado con Oneohtrix.

Se dice que no se debe juzgar un libro por su portada, de igual forma no se debe hacer con un álbum a partir de los sencillos que se lancen previo a su publicación.. Este primer corte con Hegarty resultó una muestra amigable que Lopatin entregó de Age Of pero que no revelaría todos los secretos que este contenía; temas como "Warning" y su continuación "We'll Take It" se encuentran a medio álbum y son un justo premio para aquellos que aún gustan de repasar una producción en su totalidad. Tinnitus, saturación, efectos industriales y diálogos sin sentido, como hiciera en GoD o Replica (2011, Software), son el sello característico de estos temas, mismos que recuerdan que detrás de todo lo amigable que puede ser Oneohtrix Point Never, en realidad es un sujeto que busca llevar su música más allá de los listas de popularidad o de las estaciones de radio; quizás lo que faltó para acabar de señalar este punto fue un tema largo, de esos que popularmente se denominan "no aptos para radio" dada su larga duración.

"Quickening
Discovery, I'm worried
Is it me or does it say there's no chance?"

"Still Stuff That Doesn't Happen"

En temas líricos, Age Of gira en torno a las cuatro etapas de la teoría generacional de Strauss-Howe, una de las miles de obsesiones que Lopatin tiene en mente. Las cuatro etapas de la misma (Cumbre, Despertar, Desengaño y Crisis) son plasmadas en el álbum justo en ese orden, por lo que escucharlo de principio a fin en repetidas ocasiones pareciera una sola pieza infinita, como si de una banda de Moebius se tratara. La mayoría de los escenarios se muestran distópicos y apocalípticos que parten de un epítome de la civilización humana ("Babylon") a una lenta y progresiva destrucción consecuencia de sus deseos impulsivos ("We'll Take It") que acabará en la humanidad suplicando su propia destrucción ("Same")  y pidiendo que se les libere de dicho suplicio del que no pueden escapar ("Still Stuff That Doesn't Happen").

Age Of le funciona a Daniel Lopatin como carta de presentación para todos aquellos que no lo conocían y se ven atraídos por los nombres que colaboran con él. Se trata de su álbum más accesible pero que al mismo tiempo es el más ambicioso que ha hecho. Quizás lo acerque más a los grandes escenarios de festivales que a los contenedores industriales en dónde inició; pero es un hecho que hará del "complicado" nombre de Oneohtrix Point Never tema de conversación.

'El Legado del Diablo': una ópera sádica de horror destinada a perturbar

'El Legado del Diablo': una ópera sádica de horror destinada a perturbar

Anaya, Sin Miedo a la Ibero

Anaya, Sin Miedo a la Ibero