'Hereditary' promete ser El Exorcista de nuestra generación, ¿le creemos?

'Hereditary' promete ser El Exorcista de nuestra generación, ¿le creemos?

Un diorama arquitectónico con humanos miniatura, un extraño funeral con un discurso incómodo; una niña de rostro inquietante que decapita una paloma y luego un bombardeo de imágenes escalofriantes que incluyen un hombre en llamas, un resplandor sobrenatural, un cuerpo levitando y una mujer azotando frenéticamente su cabeza contra el suelo. Eso y más se nos presenta durante el alucinante trailer de Hereditary, un viaje alegórico de horror que se estrenó en Sundance de este año y que ha alborotado a la crítica con toda clase de calificativos hiperbólicos que no cesan de llamarla “una obra maestra moderna de horror”. Un triunfo del “terrorismo emocional” que aparentemente revolcará al espectador como un tsunami de atrocidades innombrables. Precisamente hace unos días, en la cuenta oficial de Instagram de la película, se reveló el nuevo póster: un lúgubre retrato familiar que manifiesta el trasfondo trágico que palpita bajo su coraza esotérica.

"Juro que a veces puedo sentir su presencia en la habitación" — Joan, Hereditary

Pero seamos honestos: ¿hoy nos podemos fiar meramente de la crítica y de un adelanto prometedor para invertir nuestro entusiamo en una película? ¿Acaso no hemos sido ya decepcionados o engañados por avances sugestivos que ofertan una historia que termina siendo otra? (mother! de Aronofsky es un buen ejemplo). Llegar a una sala de cine con expectativas muy elevadas puede jugar en detrimento de la experiencia, sobre todo para quienes buscamos en las películas una retribución sensorial más que un simple entretenimiento. A quienes nos obsesiona el terror, cualquier cinta contemporánea que produzca ondas en el estanque de este género plagado de clichés e historias sosas, inevitablemente despierta nuestro interés, aunque también nuestro recelo.

Por eso resulta difícil ignorar el ruido que ha desatado Hereditary en la prensa. Sus "credenciales" son robustas y su avance es lo suficientemente excéntrico como para mantener nuestro escepticismo en suspenso hasta su estreno. Por un lado, la productora responsable de su lanzamiento es A24, la casa cinematográfica independiente que ha erigido poco a poco su emporio fílmico con joyas alternativas como Moonlight, Room y la recién galardonada Lady Bird. Sin embargo, su patrimonio no se queda únicamente en dramas de actuaciones memorables. También ha cobijado maravillas de ciencia ficción como la estremecedora Ex Machina de Alex Garland y ha sido escaparate para cintas de terror de la nueva oleada como It Comes At Night y The Witch, dignos estandartes del horror anti-mainstream que han devuelto la fe de la industria al género.

 Toni Collette como Annie Graham en  Hereditary

Toni Collette como Annie Graham en Hereditary

Pero no basta la bendición de A24 para confiar en que Hereditary logrará inducirnos pesadillas. Su elenco de primer nivel también augura un tour de force al mando de verdaderos astros del cine, la televisión y el teatro. Comandada por Toni Collettenominada al Oscar por su conmovedora actuación en otro filme de corte sobrenatural: El Sexto Sentido (The Sixth Sense, 1999), que se encuentra en el Olimpo del terror—, podemos estar seguros de que el rol protagónico de Annie Graham será de una intensidad exquisita. Colette se caracteriza por “habitar” sus papeles con asombroso convencimiento. En su serie televisiva del 2009-2011, United States of Tara, interpretó a una mujer con trastorno de identidad múltiple con cuatro personalidades radicalmente distintas entre sí. Su rendición le valió el Emmy y el Golden Globe a Mejor actriz, evidencia de su versatilidad actoral. En las escenas de Hereditary nos deja ver atisbos de locura y pánico efervescentes.

Por su parte, el papel de la hija de rostro siniestro y aficiones perversas, Charlie, lo encarna Milly Saphiro, cantante y actriz que llega directamente de Broadway a perturbarnos con su chasquido de lengua y su mirada taladrante. Finalmente, la sublime Ann Dawd complementa la terna de potentísimos talentos femeninos con Joan, una misteriosa mujer que introduce al personaje de Colette al mundo del espiritismo y el contacto con lo sobrenatural. Imperdible su actuación una vez que nos ha conquistado con su papel de la ominosa Tía Lydia en The Handmaid’s Tale, por la que ganó el Emmy.

Sumemos a la mezcla un toque de genealogías malditas, ocultismo, figuras espectrales y body horror, y obtenemos una premisa barroca de asedios paranormales combinada con melodrama familiar. Una re-imaginación ambiciosa de múltiples convenciones del género, inspirada en los propios reveses familiares de la vida real de Ari Aster, director y guionista.

¿Logrará Hereditary convertirse en El Exorcista de nuestro tiempo como lo asegura Time Out?, ¿es en realidad "la culminación de los últimos 50 años de cine de horror", como sugiere The Playlist? ¿"Golpeará nuestras entrañas con la fuerza de un piano", como lo estipula The A.V. Club? ¿O será todo el buzz alrededor de la ópera prima de Aster parte de una ambiciosa campaña publicitaria que busca llevar gente a las salas de cine a toda costa?

The-Witch-2015.jpg

Precisamente The Witch de Robert Eggers es muestra de las reacciones polarizantes que un filme con grandes expectativas puede producir en la audiencia una vez que le fue prometido “uno de los filmes más perturbadores en la memoria reciente”. En agosto del 2015, A24 lanzó su adelanto de The Witch, siete meses después de su estreno en Sundance de ese año y siete meses antes de que llegara a las pantallas mundiales. Es decir que, por más de un año, la especulación de las audiencias entorno al macabro relato del director estadounidense se nutrió únicamente de la atmósfera tétrica de sus avances y de las múltiples reseñas de medios que la señalaban como una película casi imposible de ver por su brutalidad. Cuando finalmente llegó la hora de sentarnos frente al cuento brujeril, reconocimos las extraordinarias actuaciones, las escenas perturbadoras y su gloriosa cinematografía, pero con una personalidad más durmiente y sigilosa de lo que nos anticiparon. Una pieza de horror a la antigua donde el preludio, la agorafobia de los escenarios y los conflictos psicológicos de una familia trascienden los elementos sobrenaturales, que quedan menos explorados y mucho menos resonantes. Otros ejemplos son The Babadook e It Follows, grandes ejecuciones de terror experimental con matices psicóticos, nombrados por la crítica como “clásicos instantáneos” que si bien probaron ser premisas innovadoras y entretenidas, ofrecieron sobresaltos dudosos.

Pero tengamos fe. Quizás estemos a dos meses de presenciar un evento cinematográfico para los fanáticos del terror. Habrá que esperar hasta el verano para ver si “nuestras cabezas girarán salvajemente”, como Time Out prometió. Mientras tanto, escuchemos la excepcional obertura de su banda sonora oficial:


Sigue a Aleks Phoenix aquí

Afila el diente y lánzate a Comilona 2018

Afila el diente y lánzate a Comilona 2018

El Bronco se monta en las elecciones presidenciales

El Bronco se monta en las elecciones presidenciales