Declaración de Guerra: Estados Unidos contra el libre comercio

Declaración de Guerra: Estados Unidos contra el libre comercio

shutterstock_701781337.jpg

El pasado 31 de mayo, el secretario de Comercio de los Estados Unidos, Wilbur Ross, anunció la imposición de aranceles contra la Unión Europea, Canadá y México. La medida, dirigida al acero y aluminio, tendrá efectos negativos en la relación con EE.UU., no solo en temas comerciales, sino políticos.

Durante décadas, la bandera del libre comercio fue izada por Estados Unidos. La lucha por la apertura de mercados extranjeros con la finalidad de llevar a todos lados dicha libertad, motivó a la potencia a ejecutar intervenciones incluso militares, donde los regímenes ajenos a los valores capitalistas no podían perdurar o vivir sin ser acosados. Sin embargo, la Guerra Fría terminó hace casi treinta años y Estados Unidos se consolidó como el actor internacional más influyente en todas las agendas, incluida la comercial.

Cualquiera imaginaría entonces que la amenaza a esta libertad de comercio vendría de cualquier otro lado, menos del propio país hegemónico. Y es que en los últimos días, Estados Unidos puso en vigor una serie de medidas proteccionistas sin antecedentes recientes: la imposición de aranceles del 25% al acero y del 10% al aluminio, contra tres de sus principales socios comerciales: la Unión Europea, Canadá y México. Sin embargo, los daños provocados por tal acción trascienden barreras de lo comercial, pues tensan las relaciones diplomáticas, económicas y políticas, trascendiendo a otros temas como la ya tendidísima renegociación del TLCAN o el ya deficiente diálogo con la Unión Europea.

donald trump nafta tlcan

Estados Unidos ha emprendido una nueva lucha, pero esta vez, no cuenta con aliados. El presidente Donald J. Trump ha dicho que es tiempo de un comercio justo, aún cuando su país lleva las últimas décadas imponiendo las reglas del juego. Y más allá que solo buscar un beneficio, sus acciones dan a entender que busca enemistarse con todos.

Tan solo horas después de la severa medida comercial, las trompetas de guerra no se hicieron esperar: México, Canadá, y países europeos como Francia, declararon no solo su completa reprobación, sino que fijaron medidas recíprocas y equivalentes a la fuerte embestida proteccionista. México en su caso, se anunció clara y firmemente sobre los productos estadounidenses que recibirán medidas similares:

“Ante los aranceles impuestos  por EE.UU., México impondrá medidas equivalentes a diversos productos como aceros planos (lamina caliente y fría, incluidos recubiertos y tubos diversos), lámparas, piernas y paletas de puerco, embutidos y preparaciones alimenticias, manzanas, uvas, arándanos, diversos quesos, entre otros, hasta por un monto equiparable al nivel de la afectación”.

Secretaría de Economía

Es así como se da el inicio a una guerra comercial, y como en toda guerra, las acciones escalan gradualmente hasta un punto de no retorno, haciendo así inevitable el enfrentamiento. Estando pendientes de los sucesos en el mundo, se esperan repercusiones severas por parte de los países afectados, que llevarán al aumento de los precios de muchos productos de consumo, específicamente aquellos provenientes de Estados Unidos.

En adición, las negociaciones en las que se involucre Estados Unidos corren el riesgo de verse afectadas, especialmente el Tratado de Libre Comercio de América del Norte con México y Canadá. Por su parte, la Unión Europea incluso cerró la posibilidad de entablar nuevos convenios con la potencia norteamericana.

Próximamente, el siguiente campo de batalla se llevará a cabo en los cuarteles de la Organización Mundial del Comercio, donde los afectados alzarán sus demandas contra el proteccionismo que por tanto tiempo ha sido combatido.

Día a día, la incertidumbre en los temas internacionales aumenta. La incoherencia de las sociedades se ve reflejada en las incoherencias de sus líderes, y Estados Unidos no es excepción. Su preeminencia internacional se ve amenazada por sus contrariedades, mostrando así lo débil de la administración del presidente Trump que, paradójicamente, se sirve de ellas para imponer sus ambiciones.
 

¿Cuántos más? Jesuitas con Nicaragua

¿Cuántos más? Jesuitas con Nicaragua

 "El espacio escolar es un lugar de poder". Se reúnen universidades para prevenir violencia de género

 "El espacio escolar es un lugar de poder". Se reúnen universidades para prevenir violencia de género