#GIFF18: ¡Más cine universitario por favor!

#GIFF18: ¡Más cine universitario por favor!

_DSC0178.JPG

El  Festival Internacional de Cine Guanajuato (GIFF),  que recién concluyó en Guanajuato,  incluyó este año en su segunda etapa 344 películas, entre largometrajes, documentales, cortometrajes y la categoría que los hace un festival arriesgado: realidad virtual. Cada una de ellas se presentó en lugares emblemáticos de esta bella ciudad, como las escalinatas de la Universidad de Guanajuato, el Teatro Juárez, el Teatro Principal y la Alhóndiga de Granaditas.

En esta edición el país invitado fue Líbano, pretexto ideal para rendir un homenaje a los directores de origen libanés Ghassan Salhab y Nadine Labaki. El homenaje a las Mujeres en el cine y la televisión, se dedicó a la actriz y directora Pilar Pellicer, así como a la productora Carmen Armendáriz.

_DSC0172.JPG

El gran homenaje nacional fue para el actor y productor Damián Alcázar, quién iluminó todas las galas con su sonrisa sincera lleno de agradecimiento con la gente, haciéndose notar la popularidad y aprecio de la gente, quienes no dejaban que el actor caminará sin detenerlo para una foto o felicitarlo por su trabajo.

Su amplia carrera profesional fue reconocida con la Cruz de Plata, máximo galardón otorgado por el festival, y la medalla de plata otorgada por la Filmoteca de la UNAM

 La ceremonia de entrega de la Cruz de Plata al actor mexicano Damián Alcázar fue tan emotiva que llevó al actor hasta las lágrimas y a dedicar del premio a su hijo Emiliano Alcázar.

La ceremonia de entrega de la Cruz de Plata al actor mexicano Damián Alcázar fue tan emotiva que llevó al actor hasta las lágrimas y a dedicar del premio a su hijo Emiliano Alcázar.

En definitiva, uno de los aspectos fundamentales del GIFF es su interés en la promoción y creación de semilleros para la producción universitaria de cine. Es decir, más allá de la proyección de manera gratuita de una formidable oferta fílmica de México y el mundo, el festival tiene la tarea de crear programas que promocionen la vocación fílmica en el estado de Guanajuato y en el resto del país a partir del apoyo de dos proyectos: Identidad y pertenencia y el ya tradicional, Rally Universitario.

Identidad y Pertenencia, consiste en la realización de un cortometraje documental de entre 15 y 20 minutos, donde cada equipo proviene de algunas universidad en Guanajuato. Cada equipo debe presentar una propuesta de historia que se desarrolle en el Estado de Guanajuato, llevando a cabo todos los procesos de una producción fílmica con la guía de talleristas expertos que brinda el GIFF.

Observar los trabajos presentados, fue refrescante. Cada equipo buscó una historia y la fue cocinando con gran calidad en el discurso y la producción. Los resultados fueron seis documentales con acentos políticos, estéticos y económicos de la región, y sobre todo, la mirada juvenil  que se sumergió en la vida de sus personajes, haciendo presente que la sensibilidad estética no sólo pertenece al ámbito de lo privado, sino que es obligatoria en todo quehacer estudiantil.

Nostalgia, de la Universidad de la Salle Bajío (León, Guanajuato), dirigido por Marcelo Briseño. Es una inmersión al pasado de la ciudad industrial para presentar la experiencia que era ir al cine durante la época del Cine de Oro en México.  “No somos los mismos desde que vimos el cine”, recuerdan algunos de sus ya viejos habitantes de la ciudad. El documental, nos lleva a los recuerdos del cine como una actividad comunitaria, donde la nostalgia nos conduce al descubrimiento de que los viejos templos del séptimo arte se han convertido en dos tiendas comerciales y un estacionamiento.

Al final, un hombre que recuerda su infancia entre las butacas, las pistolas de westerns, las peleas de El Santo y la multitud de la gente comprimida en una sala de cine, dice: “Añoras lo que fué, y lo que ahora es, te pesa”. Dicho documental obtuvo el tercer lugar y los integrantes fueron premiados el sábado 28 de julio en el Teatro Juárez durante la ceremonia de clausura y premiación.

_DSC0052.JPG

Buscando al green, del Instituto de Irapuato, dirigido por José Manuel Campos es una historia conmovedora sobre una comunidad en la que los niños juegan al golf entre vacas y el suelo irregular del cerro. La historia sobre todo gira alrededor de  un niño de nombre Alberto de 11 años que ha decidido que quiere ser una gran jugador de golf  y su abuelita, que lo apoya y lo alienta con cariño y ternura.

El encuentro de esta historia refleja un comunidad empobrecida que se ve absorbida por la construcción de clubs y complejos residenciales que obligan a los habitantes pobres a vivir cada vez más adentro del cerro, mientras los habitantes ricos ponen un lustroso pasto artificial para poder jugar golf como debe ser. 

Así, los niños pobres que viven en casas de madera se decidieron emplear como caddies, se les ocurrió que el golf también podía ser un espacio para ellos, sólo que en vez del verde pasto, sus palos son ramas gruesas con forma semejante a un palo y la dificultad del juego es mayor dado a las piedras, los relieves e incluso las vacas entre las que juegan.

_DSC0049.JPG

“El golf no se aprende en el club. Se aprende donde uno juega y yo lo juego en el cerro” dice Alberto. Al final de la proyección, Alberto se presentó con su sombrero y su camisa de gala que tenía unos pequeños caballos bordados con hilo dorado, mientras lo abrazaba su abuelita quien al verse reflejada en la pantalla, nos alentó a que todos los presentes siguiéramos nuestra vocación.

Mostrándonos que la creación artística, en este caso un pequeño documental de 20 minutos, puede provocar en los retratados la seguridad de que su historia es importante y darle mucho más sentido al vivirla. Este documental ganó el 2do lugar en el concurso, siendo premiados el sábado 28 de Julio durante la ceremonia de premiación en el Teatro Juárez.

_DSC0203.JPG

Bastardos desterrados, de la Universidad Iberoamericana de León, dirigida por Mario González. Es una mirada a  la cultura de hip hop en esta ciudad, así como al grado de marginalización de la juventud que no logra un lugar en el ámbito laboral ni estudiantil. Los retos que implica el gusto por la cultura del hip hop se enfrentan a los ya viejos estereotipos de criminalización.

_DSC0002.JPG

Es una historia de renuncia a la discriminación que logra convertirse en sólo 20 minutos en una muestra empática, en la que terminas riendo con los personajes que no se victimizan en ningún momento sino que juegan desde la dignidad e incluso el humor negro frente a las desventajas sociales que están viviendo. “La dignidad y la integridad ante todo”, nos dicen uno de ellos.  Este equipo fue galardonado con el primer lugar en el concurso, premiándolos en el Teatro Juárez el sábado 28 de Julio.

_DSC0005.JPG

Judas en el rincón, de la Universidad de Celaya, dirigida por Luis Ernesto Pérez, es una historia que nos lleva a la tradición de la representación de la semana santa a través del personaje de Judas Iscariote. A lo largo del documental se va entrelazando una historia familiar entrecortada por la migración y la precariedad económica.  

_DSC0099.JPG

Donde poco a poco se va descomponiendo el personaje de Judas, en un hombre triste por las imposibilidades que le interpusieron sus condiciones económicas y la extrañeza, de ser un inmigrante que se sentía desterrado en Estados Unidos pero que al volver a México, tampoco encuentra un espacio en el que sienta que pertenece, solamente el personaje de Judas lo identifica con su núcleo comunitario. “Ser indocumentado es casi lo mismo que desprecian a Judas”.

Anita, Universidad de Estudios Profesionales de Ciencias y Artes (León, Guanajuato), dirigida por Lucero Hernández. Es la historia de una sobreviviente en todos los sentidos de la palabra. Anita es una mujer de la tercera edad, quién fue sobreviviente de Las Pochianchis, pudiendo huir cuando aún era joven con la ayuda del que se convirtió en su marido.

_DSC0107.JPG

La historia de Anita está llena de la resistencia hacia las adversidades, su orfandad y pobreza la hicieron víctima de la trata de personas. Su afortunada huída, la hizo refugiarse en la casa de un hombre, que como forma de agradecimiento decide cuidarlo y casarse con él. Con la muerte de su esposo, Anita sigue trabajando en la venta de sopes y quesadillas en algún mercado de Guanajuato. Su vejez está marcada por el abandono de sus hijos, y el llanto es una actividad que la acompaña cuando vienen los recuerdos.

Macehua, de la  Universidad Tecnológica del Suroeste de Guanajuato (Valle de Santiago, Guanajuato), dirigido por  Alexis Gabriel Vázquez García. Es una historia entrañable del gusto de un niño por la danza prehispánica, donde su familia a pesar de las carencias económicas deciden apoyarlo. Desde la confección de los trajes hasta la danza extenuante que puede durar por horas, el pequeño danzante se nos presenta con la alegría infantil y el entusiasmo que causa la ilusión de pertenecer a un grupo.

El concurso de Identidad y Pertenencia, es uno de los grandes ejemplos de cómo un festival debe incidir no sólo en la promoción, sino en la formación de nuevos creadores. Siendo la enseñanza, la formación y la profesionalización de los jóvenes uno de los ámbitos más importantes y acertados del GIFF.

En este sentido, como ya es costumbre desde hace diez años, se dió el banderazo para la salida del Rally Universitario frente al Teatro Juárez. Consiste en que equipos universitarios trabajan un guión para un cortometraje de ficción que debe ser filmado y producido todo en 48 horas.

La presión y la astucia de los participantes deben hacerse presentes para lograr esta hazaña. Los resultados fueron presentados con una alfombra roja y la reproducción de los cortometrajes en la Alhóndiga de Granaditas el 27 de Julio a las 21 hrs.

Los cortometrajes presentados fueron, Algo mágico sucederá de la Universidad Autónoma de Baja California Mexicali, Baja California. La última y nos vamos  del Liceo de Estudios Superiores Querétaro, Querétaro. Máscara Mística de la  University of Advanced Technologies San Luis Potosí, S.L.P. Mute  de la Universidad Autónoma de Nayarit Tepic, Nayarit. Reescribiéndo(me) de la Universidad Iberoamericana, Ciudad de México. Y Salvando el mundo  de la Universidad Panamericana,Ciudad de México.

El equipo ganador fue, el de Máscara Mística, representantes de la ciudad de San Luis Potosí. Quienes fueron premiados entre porras y aplausos el sábado 28 de Julio en el Teatro Juárez.

En definitiva un festival no sólo debe servir para dar promoción a lo ya creado, debe ser también un espacio que incentive la creación imaginativa, con enfoque social que lleve a la comunidad que lo acoge a ser  partícipe activa, no sólo como centro turístico, sino como creadores de sus propias historias. Aplaudimos la tarea formadora del GIFF.  ¡Más cine, por favor!

_DSC0058.JPG

Fotos por: Edgar Martínez 

Sleaford Mods regresa con nuevo sencillo

Sleaford Mods regresa con nuevo sencillo

Adiós ego: "Hive Mind" de The Internet

Adiós ego: "Hive Mind" de The Internet