¡Tu última oportunidad para pagar un boleto de Björk!

¡Tu última oportunidad para pagar un boleto de Björk!

Hace un par de semanas las redes sociales explotaron tras el anuncio del concierto de la cantante islandesa Björk para promover su gira Cornucopia en México.

Todo sonaba espectacular en el primer anuncio hasta que se confirmó el lugar y el costo de las entradas. Los boletos alcanzarán hasta los 10 mil pesos y el espacio en donde se presentará es el Parque Bicentenario en Azcapotzalco.

Aquí es cuando nos preguntamos, ¿los mexicanos sí están dispuestos a pagar por ver este tipo de eventos? La respuesta es sí, pues solo después de sus 8 presentaciones en The Shed de Nueva York, México tendrá la oportunidad de presenciar el montaje original por cuatro ocasiones.

Y si te preguntas por qué es tan costosa la experiencia Curnocopia, esto probablemente te de la respuesta. El show, creado y producido por Björk y dirigido por la cineasta argentina, Lucrecia Martel, cuenta con un sistema de sonido inmersivo 360° el cual podrá disfrutarse y apreciarse de la mejor manera posible gracias a la estructura que se construirá específica y exclusivamente para este espectáculo.

Si también te sigues preguntando la razón por la que el lugar elegido para la presentación sea El Parque Bicentenario, los organizadores afirman que este cuenta con la atmósfera, extensión y características necesarias para un ensamble de esta magnitud, dado que cuenta con un auditorio al aire libre con una extensión de más de 100 metros de diámetro.

De acuerdo con Björk, este es el diseño de concierto más elaborado hasta el momento, donde lo acústico y lo digital se darán la mano, con el apoyo de un equipo de colaboradores seleccionados a la medida. Y tú, ¿pagarías por vivir la experiencia Cornucopia?

Chernobyl como photo opportunity: los influencers lo hicieron de nuevo

Chernobyl como photo opportunity: los influencers lo hicieron de nuevo

El primer SÓNAR México llega con BADBADNOTGOOD y Bonobo

El primer SÓNAR México llega con BADBADNOTGOOD y Bonobo