Mujeres Alfareras de Tláhuac: cerámica de empoderamiento femenino

Por Sebastián Cervera (@sebasfcervera)Fotografías: Edgar Chávez

En el barrio semirural Selene, en los límites de la Delegación Tláhuac y el Estado de México, se encuentra el taller de un grupo de ceramistas que buscan fomentar la igualdad de género al brindar oportunidades laborales que produzcan fuentes de ingreso y logren independizar a las mujeres de esta comunidad.

El taller de las Mujeres Alfareras de Tláhuac, fundado y dirigido por Rita Resendiz, busca establecer un espacio artístico y educativo que no sólo mejore la calidad cultural, moral y económica de sus integrantes, sino que también preserve las tradiciones nacionales y genere conciencia en los obstáculos a los que los grupos de artesanos mexicanos suelen enfrentarse.

Los roles de género “tradicionales” son  un concepto dominante en esta población y a menudo las mujeres sufren opresión y discriminación dentro y fuera de sus hogares, son forzadas a quedarse en casa y les resulta difícil conseguir un trabajo independiente a los labores del hogar.

Después del terremoto de 1985, que provocó el colapso de la casa de huéspedes en donde vivía, Rita se vio obligada a desplazarse en búsqueda de sitios para dormir. Comenzó a transitar por varios lugares en la Colonia Roma, desde el camellón de la avenida Álvaro Obregón hasta diversos albergues cerca del Multifamiliar Juárez, con el objetivo de encontrar un trabajo y un mejor lugar para vivir .

MAT máscara

Durante su estancia en uno de estos albergues, formó parte una brigada de rescatistas que se dedicaba a recoger los escombros de diferentes edificios de la zona con el propósito de poder salvar a las personas que quedaron atrapadas entre ellos. Fue ahí donde Rita comenzó su pasión y compromiso por participar en organizaciones que prestaran ayuda a la sociedad.

Tiempo después, Rita se integró a la Unión de Vecinos y Damnificados en donde conoció al Doctor León Valencia, quien les ofreció un horno para cocer cerámica; el cual les serviría como una herramienta para crear una fuente de ingresos. Se creó una cooperativa de ceramista donde Rita decidió participar, siendo la única mujer dentro del grupo.

Gracias a una donación de parte de la Iglesia Católica de Nueva York, la cooperativa pudo costear la capacitación, el equipo y el terreno que necesitaban para formalizar las actividades del taller. Sin embargo, debido a la discriminación y rechazo que Rita sufrió por parte de sus compañeros, la cooperativa se disolvió,  el horno se dividió y los bienes se repartieron.

MAT Torno

“Era la única mujer y mis opiniones no eran tomadas en cuenta, debido a eso yo quise crear un taller que fuera por y para mujeres”.

Fue entonces que Rita decidió, con su pedazo de horno y su nuevo terreno, crear un espacio para la inclusión y oportunidad para las mujeres de Tláhuac. Junto con sus colaboradoras, Rita ha dado talleres a distintos grupos de apoyo a mujeres y niños que han sufrido violencia familiar como los Centros Integrales de Apoyo a la Mujer.

Su obra artística “Rostros de Olvido”, compuesta por más de 60 rostros de tamaño natural, elaborados con barro de alta temperatura, funciona como crítica a la sociedad machista que ha sido permisiva de feminicidios en lugares como Ciudad Juárez y el Estado de México. Esta exposición se ha presentado en varios espacios como el Museo de la Ciudad de México, el ex-convento de San Lorenzo, el Museo Regional de Tláhuac,  la UAM Xochimilco y la Universidad Iberoamericana.

La cooperativa también ha tratado de generar soluciones a otro problema barrial que afecta a su comunidad: los perros callejeros. Rita y Rosalva (otra de las colaboradoras de la cooperativa) han acogido a más de 13 perros que rondan por el taller. Ellas los esterilizan, los alimentan, les dan refugio y atención médica e incluso han convocado a varios “croquetones” que funcionan como dinámicas en donde las personas pueden donar bolsas de croquetas en intercambio de una clase de alfarería, crear una figura en el torno del taller y llevársela a casa.

Actualmente, las Mujeres Alfareras de Tláhuac presentan sus artesanías en lugares como la Feria de las Culturas Populares o la Feria Manos Abiertas que el Programa de Asuntos Indígenas de la Universidad Iberoamericana organiza anualmente dentro de sus instalaciones.  A través de su página de Facebook o en su página de internet , las Mujeres Alfareras de Tláhuac difunden su trabajo e informan los espacios que tendrán disponibles para vender sus artesanías, así como los cursos y talleres que impartirán.

De acuerdo con el documento informativo sobre discriminación de género y políticas públicas, publicado en el 2015 por el CONAPRED:

El 27% de las mujeres alguna vez han sentido, totalmente o en parte, que sus derechos no han sido respetados por su condición de mujer”.

Por esto, es importante que no sólo en Tláhuac, sino también en toda la ciudad, se apoye a proyectos como el de Rita Resendiz, que fomenten la producción de cambios estructurales hacia los principales problemas sociales de una comunidad. En palabras de Rita:

En Tláhuac las mujeres, muchas veces, están destinadas a cuidar su casa y a los a animales de las granjas. Aquí se necesitan oportunidades de trabajo para mejorar la calidad de vida”.

Top de canciones para decirle adiós al verano en Ibero 90.9

Proyecto Ruelas: el arte nace en la comunidad