¿Mujer al volante? Saudíes que desafían el régimen

¿Mujer al volante? Saudíes que desafían el régimen

DKrQoDfV4AAceQ3.jpg

Los baches, hundimientos y dificultades que hemos tenido que soportar las mujeres en el camino hacia el empoderamiento son incontables. Uno de los micromachismos que escuchamos a diario es la insinuación de que las mujeres somos malas conductoras, es decir, el típico "manejas como vieja". Comentarios de este estilo expresan diversas agresiones que sugieren que una mujer no debería conducir. En Arabia Saudita, la sociedad intenta controlar la actuación femenina en todos los ámbitos considerados no tradicionales y entre las muchas cosas que se les niegan dentro del país, una es estar al volante.

 Foto vía: W Magazine

Foto vía: W Magazine

Este país es hogar de los sitios más sagrados del Islam, incluyendo la Ciudad de la Meca. El régimen destaca por su visión ultraconservadora, dentro del cual, conducir un automóvil resultaba una realidad lejana para las mujeres; pero eso ha cambiado.

Bajo la visión 2030 del príncipe saudí Mohammed bin Salman, se ha impulsado una serie de reformas para dar paso a la era post-petrolera en el país. Aceptar la entrada a la mujeres en el mercado laboral y darles mayor facilidad para transitar libremente, se ha convertido en una forma de acelerar la economía al interior. Al mismo tiempo, pretende promover una imagen positiva al exterior.

A raíz de esto, los primeros permisos y licencias para mujeres mayores de 18 años entrarán en vigor este 24 de junio. Sin embargo, debemos de cuestionar si este paso a la modernización pretende realmente impulsar un cambio genuino, ya que el monarca Salman ha sido acusado de diversas violaciones a los derechos humanos desde el inicio de su gobierno.

"La 'campaña de reforma' del Príncipe Mohammad bin Salman ha sido una exaltación de miedo para los auténticos reformistas que se atreven a abogar públicamente por los derechos humanos o el empoderamiento de las mujeres".

Sarah Leah Whitson, Human Rights Watch.

Bajo el régimen de custodia y tutela del país, el hombre es el único intitulado con derechos y garantías constitucionalmente, ocasionando que la sociedad de este país sea de las que más segregan a los sexos. Entre algunos ejemplos de discriminación podemos encontrar que las mujeres no pueden caminar solas por la calle o viajar sin la autorización de su padre o esposo; está prohibido probarse ropa dentro de un vestidor e incluso, poseer una cuenta bancaria. Con ello se entiende que ser mujer en este país significa estar vigilada y dominada desde el nacimiento.

Para impedir que las mujeres tuvieran la oportunidad de conducir un automóvil, se argumentaron una serie de enunciados tales como "si se les permite manejar, eso las llevará al descontrol y promiscuidad". Incluso se sostuvo que conducir lesionaría sus ovarios y, por ende, no podrían formar una familia.  

 Vía:Henry Payne, Editorial Cartoon

Vía:Henry Payne, Editorial Cartoon

La asociación no gubernamental Human Rights Watch denunció la detención y encarcelamiento de más de diez activistas defensoras de los derechos de la mujer —tan sólo durante este fin de semana— al ser acusadas por las autoridades de trabajar en contra del estado de seguridad con entidades y fuerzas ajenas. Estas mujeres han sido impulsoras de movimientos y propuestas contra el régimen patriarcal mucho antes de que el príncipe asumiera el poder.

La censura que experimentan estas activistas surge a raíz de la defensa de ciertos derechos. Por lo tanto, se puede sostener que, aunque se intente ver al nuevo gobierno como uno transformador en búsqueda del progreso, en realidad sigue oprimiendo a la oposición.

 CTV News Canada

CTV News Canada

"El mensaje es claro: cualquier persona que exprese escepticismo sobre la agenda de los derechos del príncipe heredero enfrentará un tiempo en la cárcel ".

Sarah Leah Whitson

Las mujeres que llegan a implicarse en pequeñas manifestaciones y que han decidido denunciar activamente en redes sociales el maltrato que se comete en su contra, incitando además a las mujeres a manejar, han llegado a ser consideradas por esta sociedad patriarcal, personas blasfemas que están en contra de la religión y, por ende, deben ser castigadas. Recordemos que en Medio Oriente, Arabia Saudita es el país con la concepción jurídica más radical; su interpretación del Islam es la más rígida dentro de los países árabes.

 Loujain al-Hathloul via: Akad News

Loujain al-Hathloul via: Akad News

Entre las diez detenidas se encuentran Eman al-Nafjan, Loujain al-Hathloul, Aisha al-Mana y Mandela al-Ajroush. Este grupo de activistas se distingue por la participación tanto de jóvenes bloggers, como de psicoterapeutas y doctoras de más de 70 años, quienes lograron acceder a la educación superior en otros países y han regresado en búsqueda de un cambio. De igual manera, y dentro de este mismo grupo, figuran Mohammad al-Rabea e Ibrahim al-Mudaimigh, dos hombres dedicados a apoyar la lucha de estas mujeres del lado jurídico. Cabe resaltar que se desconoce la condición de todos ellos desde que ocurrieron sus arrestos, ya que las familias de los detenidos no han logrado establecer un contacto directo.

El propósito de este grupo de feministas es terminar con el régimen de tutela, el cual otorga a los hombres el control sobre la mujer, convirtiéndolas en su propiedad, cuando ellas no son atributo ni pertenencia de nadie. 

El mayor problema no es que una mujer se encuentre frente al volante, sino que estas detenciones parecen ser un retroceso para la lucha y la obtención de derechos humanos básicos como la movilización. Se asume que estas detenciones puedan desmotivar a la mujer común a buscar su permiso de conducir. Es una lástima que las tendencias conservadoras del gobierno y la sociedad se reflejen en estas acciones prohibicionistas, en lugar de ejercer en la práctica las reformas establecidas.     

 Vía: Les tours de laliberté

Vía: Les tours de laliberté

La próxima vez que asocies a un mal conductor con una mujer, piensa en las saudíes que luchan, enfrentan encarcelamientos y condenas dictadas por un gobierno autoritario, solo por elegir manejar. El problema no es, bajo ninguna circunstancia, la religión musulmana, sino las tendencias absolutistas y machistas que se han enraizado en la sociedad de Arabia Saudita a lo largo de los años.

La lucha por la igualdad y el empoderamiento de la mujer no son "carreritas"; no es distinguir una lucha para ver quién llega primero. Todos merecemos cumplir nuestras metas al mismo tiempo y con las mismas posibilidades, mientras que la sociedad civil debería ser el motor que impulse al cambio ¿Hasta cuando se le permitirá a las mujeres manejar sus acciones libremente?

 Foto vía: Fossbytes

Foto vía: Fossbytes


Texto por Andrea Cisneros en colaboración con Luisa Fernanda Garcés

Javier Corral sí criticó a Ricardo Anaya...pero hace tres años, no ahora

Javier Corral sí criticó a Ricardo Anaya...pero hace tres años, no ahora

Flamin' Groovies y el Rock Seminal

Flamin' Groovies y el Rock Seminal