Mariposas amarillas... Un lustro sin el 'Gabo'

Mariposas amarillas... Un lustro sin el 'Gabo'

Foto vía  El País

Foto vía El País

El amor se hace más grande y noble en la calamidad”.

Gabriel García Márquez, Premio Nobel de Literatura 1982.

El 17 de abril de 2014, en un hospital del todavía Distrito Federal moría a la edad de 87 años uno de los mayores exponentes del realismo mágico y la literatura universal.

Hoy se conmemora un lustro del aniversario luctuoso del autor de obras como El amor en los tiempos del cólera, El coronel no tiene quien le escriba, El otoño del patriarca y Crónica de una muerte anunciada.

El también periodista nació en Aracataca, Colombia, al inicio de marzo de 1927 y se consolidó como uno de los máximos exponentes de la literatura latinoamericana. La incidencia de su pluma fue tal que se le considera reinventor de una nueva forma de pensar la literatura a través del realismo mágico.

Foto vía Zenda

Foto vía Zenda

México fue un espacio excepcional para el literato aficionado al whisky, fue aquí donde escribió Cien años de soledad. Trabajó de manera extraordinaria y recibió la Condecoración del Águila Azteca, máxima presea que pueda recibir un extranjero en suelo mexicano. Temáticas varias y su extraordinaria capacidad de retratar la vida diaria a través de múltiples planos hicieron de sus obras espacios de reflexión y retrato de la realidad social.

Un día como hoy pero de 2014, García Mázquez se fue, pero el vuelo de las mariposas amarillas de Macondo sigue… para hacernos reflexionar, echar a volar la imaginación y adentrarnos en un nuevo enfoque de la literatura que hasta el día de hoy persiste. Para conmemorar los 5 lustros de aniversario luctuoso en Colombia, se lanzó la convocatoria con el hashtag #RetoGabo2019 que promueve la literatura del Premio Novel de Literatura 1982.

#Las5DelDía: ¿Cumbia clásica, viceversa o qué?: Cuarteto Kronos y Frente Cumbiero

#Las5DelDía: ¿Cumbia clásica, viceversa o qué?: Cuarteto Kronos y Frente Cumbiero

Pablo Silva y los "inquilinos animalizados"

Pablo Silva y los "inquilinos animalizados"