Ídolos gastados y demonios cansados

Ídolos gastados y demonios cansados

EN_01213932_3715

“Nos encantan los ídolos monstruosos y mirarlos romper lo cotidiano, pero ¿qué ha hecho de ellos el mundo?”

Anunciada su última gira mundial, inicia en México este 5 de mayo en el Hell & Heaven, quedan en el aire cuestiones frikis y pikis como: ¿Qué le han hecho a nuestros ídolos?

Se habla de decadencias y basta mirar el mundo para corroborar un poco aquellas sospechas. Los abuelos dicen que nunca imaginaron el final de los discos, el final de la convivencia cara a cara y en algunos casos el “sampleo” les parece no más que un simple robo de música. Uno de estos abuelos es Ozzy Osbourne.  A sus 69 años, el fundador de Black Sabbath, es un espectáculo por lo que representa: “El príncipe de las tinieblas” ó “el padrino del metal”.

Pero ver a alguien tan oscuro invertir en 120 mil  dólares en cirugías para tratar de parar el tiempo en su piel o declarar una adicción al sexo, consternado por no poder solucionarla, acaba un poquito con lo oscuro.

Algo parecido a mirar tu celular mordido por el perro que más amas en el mundo, es ver a monstruos del metal convertidos en shows para niños. The Osbournes, es prueba de ello y deja ver cómo la industria, que es un monstruo más grande que cualquier estrella que veas por tus cielos, se come por completo la esencia de un personaje.

Para muchos no fue grato ver a Ozzy, metido en un reality y exponiendo su vida a lo Kardashians pero a otros, les encantó beber de ese charco en el que dejaban ver el lado “bueno” de alguien tan “malo”.

Otro hombre que ha pasado de victimario a víctima es Marilyn Manson que, aunque con sus 49 años no es un abuelo genuino, ya no figura entre los villanos principales de un escenario musical mundial, que ha sido  sobrepasado por la violencia. 

 Imagen vía Dazed

Imagen vía Dazed

 Aunque ha sido criticado, Juan Gabriel, diría: “Lo que se ve no se juzga”; Nada empaña el hecho de la magnitud y lo trascendental del actuar de, Brian Hugh, en la escena metalera.

Antichrist Superstar, representa una mirada nostálgica a un Manson que se ha sabido mover entre la explosión de internet y la violencia mal administrada del mundo. El poco asombro y la paralela domesticación de estos demonios cansados, nos deja con ganas de mirar cómo en el Hell & Heaven, que se llevará a cabo en la CDMX , revientan el escenario estos dos monstruos del metal.

 Anhelamos ver cómo nuestro monstruos, que idolatramos,  rompen nuestros propios estándares de normalidad y status. Pero llega un punto en que lo industrializado, no se puede desindustrializar. No se puede echar para atrás en un proceso mundial. Lo cierto es que no hay vuelta hacia atrás. No puede descabezar de nuevo un  murciélago pues sabes que el chiste dos veces contado, da pena. 

Los públicos son inmoldeables y al día de hoy están hambrientos de figuras auténticas, por así decirlo; Vírgenes y que aún no hayan caído en el fango consumista. Medio chairo pero así es. ¿No será en el fondo, sólo una ilusión de que lo auténtico puede llegar a existir?


Entrevista con Jonathan Pierce, "El niño del tambor"

Entrevista con Jonathan Pierce, "El niño del tambor"

Arte y conciencia en el Museo de las Políticas de Drogas

Arte y conciencia en el Museo de las Políticas de Drogas