Guatemala: ¿Del genocidio a la inclusión?

Guatemala: ¿Del genocidio a la inclusión?

Indígena-de-Guatemala-con-traje-típico-étnico.jpg

"Hay racismo y discriminación estructurales que aún imperan en temas de educación, salud, acceso a justicia, y el poder está muy concentrado, tanto en términos económicos como políticos, en manos ladinas"

Victoria Tauli-Corpuz

Guatemala es un país rico en cultura, sociedad e historia. Este país centroamericano se caracteriza especialmente por su multiplicidad de etnias y su pluralidad de lenguas indígenas, pues las fronteras guatemaltecas albergan a los pueblos maya, ladino, xinka, garífuna y a muchos otros. 

A cinco años de la condena del ex dictador Efraín Ríos Montt, responsable del genocidio perpetrado en contra de la etnia ixil durante la Guerra Civil —que dejó a más de 200 mil muertos en Guatemala—, la corrupción, el crimen organizado, la impunidad, la intolerancia y la exclusión social, continúan siendo el común denominador en las vidas de los pueblos indígenas. 

 Foto vía  The New York Times

Foto vía The New York Times

Es inquietante que el racismo y la discriminación en este país se hayan instalado y desarrollado a nivel social e institucional pero, lo que más preocupa, son las constantes y crecientes violaciones a los derechos humanos, específicamente, los de las personas indígenas. 

A pesar de los esfuerzos que el gobierno de James Ernesto Morales ha realizado, la cotidianidad de esta violencia sistemática evidencia cuán distante se encuentran estos sectores sociales de ser realmente incluidos, respetados y reconocidos tanto por el gobierno, como por la sociedad chapina.

 Foto vía  The New York Times

Foto vía The New York Times

Victoria Tauli-Corpuz, Relatora Especial de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) Sobre Derechos Humanos de los Pueblos Indígenas, tras una visita a Guatemala, afirmó que “por debajo del agua” hay miles de personas indígenas cuyos derechos son vulnerados a diario, a pesar de que representan a más del 42% del total de la población.

Durante su visita, que duró menos de diez días, pudo observar la difícil situación que estas personas viven y la describió como: violenta, burda, preocupante y desafortunada. Entre los abusos más graves que la relatora advirtió se encontraban: el desplazamiento forzado, la tasa de pobreza que se encuentra entre el 70% y el 90%, las detenciones y juicios arbitrarios, entre muchos otros. 

Por otra parte, en su informe Pueblos indígenas: diversidad, desigualdad y exclusión en Guatemala, la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), afirma que "la gran mayoría de guatemaltecas y guatemaltecos no viven  en un lugar libre de violencia". La militarización, de acuerdo a un testimonio brindado por un líder comunitario en San Juan Sacatepéquez, es un arma utilizada para "limpiar el área" y evitar que las comunidades indígenas se opongan a las actividades de algunas empresas dedicadas a la construcción. 

 Foto por Emily Ochoa

Foto por Emily Ochoa

La violencia que viven los indígenas guatemaltecos alarma tanto a las autoridades nacionales como a la comunidad internacional. La discriminación, la expulsión de tierras, los feminicidios, la pobreza extrema y la falta de acceso a la justicia y a la educación, son solo algunos de los problemas que edifican una estructura histórica de abusos e impunidad en contra de los pueblos originarios.

La situación social y económica tan desfavorable que estas comunidades han tenido que vivir refleja el incumplimiento de las funciones del Estado. Es necesario fortalecer los mecanismos de democracia, la eliminación de todo tipo de discriminación, segregación, exclusión e intolerancia. Respetemos a estos pueblos y reconozcamos que lo "diverso" engrandece a Guatemala y que los pueblos indígenas constituyen una gran parte del patrimonio histórico y cultural de este país.

 Foto por Emily Ochoa

Foto por Emily Ochoa


Encuentra a Thelma Muñoz Barajas en Instagram como @thelmamunozb

Ricardo Anaya en Ibero 90.9

Ricardo Anaya en Ibero 90.9

¿Cuántos más? Jesuitas con Nicaragua

¿Cuántos más? Jesuitas con Nicaragua