El camino de dos mujeres y la condena social de La Chica Danesa

El camino de dos mujeres y la condena social de La Chica Danesa

 La verdadera Lilie Elbe

La verdadera Lilie Elbe

 La Chica Danesa cuenta la historia de la pintora Lilie Elbe y su esposa Gerda Wegener.  Ambas caminarán por un duro sendero lleno de sacrificios, interminables riñas y la indolente condena social cuando Einar Wegener, joven y exitoso pintor nacido en Dinamarca, decide someterse a una de las primeras cirugías de reasignación de sexo a principios del siglo XX.

Producida en 2015, The Danish Girl es una adaptación de la novela de David Ebershoff (2000, Viking Press), en ella el autor imagina la tribulaciones por las que Lilie y su esposa Gerda habrían tenido que pasar juntas, la primera al determinarse a vivir el resto de su vida como una mujer y la segunda al apoyar a quién entonces era su amado marido, Einar, y quien ahora se convertía en Lilie.

 Lilie posando para retrato en 1930

Lilie posando para retrato en 1930

La historia de Einar/Lilie realmente ocurrió y fue documentada principalmente por el doctor Kurt Warnekros, especialista del Instituto para la Investigación Sexual (Institut für Sexualwissenschaft) ubicado en Berlín, Alemania. Dicho instituto estuvo en funcionamiento de 1919 a 1933 y aunque el papel que juega dentro de la cinta es meramente circunstancial, su historia y la de su fundador, el sexólogo judío Magnus Hirschfeld, es por si misma sumamente interesante.

Concebido originalmente como una organización sin fines de lucro que se abocaba a la impartición de educación sexual, consejería matrimonial y atención psicológica y médica a personas en situación de pobreza, el Instituto se convirtió en cuestión de unos años en uno de los centros más  importantes de investigación científica  en el campo de la sexualidad en Europa, además de ser un punto de referencia para los activistas políticos y los círculos  alemanes de corrientes democrática y liberal, esto debido al activismo de Magnus Hirschfeld, quien es reconocido dentro de la historia como unos de los primeros defensores de los derechos  homosexuales y transgénero.

Desafortunadamente los últimos años de vida del Instituto y del propio Hirschfeld estuvieron marcados por la violencia y la censura, pues en 1930, con el arribo al poder del Partido Nacionalsocialista en Alemania, mucho del trabajo y conocimiento documentado del Instituto se perdió dentro de los rituales de quema de libros promovidos por la ideología NAZI en pro de la censura. Debido a esto, la historia de Lilie Elbe fue rescatada sólo de manera parcial, pues varios de los documentos archivados de su caso se perdieron junto con muchas otras historias de los pacientes del Institut für Sexualwissenschaft.

Quema ritual de libros considerados inmorales en Berlín, 1930.

 Magnus Hirschfeld

Oficiales Nazi saqueando las oficinas del Institut für Sexualwissenschaft.

La cinta comienza justo a la mitad del  matrimonio de Einar y Gerda Weiner, dos jóvenes artistas que comparten su gran pasión por la pintura y las artes. Mientras Einar goza de un sólido prestigio en el círculo de artistas de la ciudad, Gerda lucha por encontrar el estilo que la defina y la inspiración que la motive a potenciar su talento. Una tarde, Einar tiene que ayudar a Gerda a terminar una pintura y vestir la ropa con la que la modelo que no pudo llegar posaría. Este evento desata en ambos una serie de emociones que los llevarán a recorrer el camino de la experimentación y ayudarán a Einar a confrontar deseos reprimidos desde su más tierna infancia.

El mundo de la pintura y las artes sirve como un pretexto perfecto para la cinta, pues la fotografía emula con gran detalle el momento artístico e histórico que atravesaba Dinamarca en esa época, el fin del modernismo clásico y la transición al post impresionismo, en la que cada escena —principalmente aquellas que retratan la vida cotidiana de Einar y Gerda— deleita al espectador de manera visual pues parecen recrear una pintura viviente.

Lo que inicialmente nació como un juego entre una pareja, se transforma en la oportunidad de Einar de explorar los límites de su propia imagen y el poder que obtiene de transformarla a voluntad. Lentamente descubre también que no solo disfruta cambiar su apariencia de manera momentánea, sino que se regocija también al reformar su comportamiento habitual hacia otro con el que se siente más identificado, cómodo y feliz. Una vez determinada a transformarse por dentro y por fuera en la persona que siempre quiso ser, Lilie enfrentará las consecuencias de su decisión y tendrá que lidiar con la violencia de aquellos que lo rodean hasta un punto en el que se verá obligado a pagar un precio más alto del que imaginaba.

Cuando Einar decide aceptar su nueva identidad como Lilie, Gerda empieza su propio y doloroso nuevo camino, en el que se encuentra dividida entre el profundo amor y admiración que sentía por su marido y las desavenencias de su nueva identidad. Al igual que Einar, Gerda también se reconoce así misma nuevamente y descubre qué tan lejos está dispuesta a llegar para acompañar a la persona que ama en el camino hacia su felicidad y las consecuencias que eso traerá para ella.

Con las actuaciones de Eddie Redmayne como Einar/Lilie y Alicia Vikander como Gerda, esta película logró cuadruplicar su presupuesto de quince millones de dólares y le valió a Vikander el Premio de La Academia como mejor actriz de reparto, decisión sumamente controversial pues los productores de la película solicitaron que la actriz no fuera considerada dentro de la categoría de mejor actriz para evitar que compitiera con Brie Larson, quien entonces se encontraba nominada por la cinta Room (2015, Universal Pictures) e incrementar así las probabilidades de Vikander de ganar.

La Chica Danesa nos hace reflexionar acerca de qué es lo que nos constituye como seres humanos y si somos realmente libres de explorar todas las posibilidades que la vida puede ofrecernos para encontrar nuestra felicidad. Una historia que no pueden perderse en Netflix este fin de semana.


Encuentra a ReiRei en Twitter como @thereidimension.

La ciudadanía está velando por la transparencia en las Elecciones 2018

La ciudadanía está velando por la transparencia en las Elecciones 2018

Punto Final. Adiós, Sergio Pitol

Punto Final. Adiós, Sergio Pitol