Bandas que harán de Bahidorá un paraíso del amor

Bandas que harán de Bahidorá un paraíso del amor

Bahidora-collage.png

Del romance cautivo a la psicodelia moderna, un entorno afable y una sociedad utópica donde se respira paz. Aquel paraíso en el que todos soñamos y del cual no quisiéramos despertar se concibe en el misticismo musical del carnaval de Bahidorá.

Se acerca uno de los fines de semana más esperados del año en el que le damos la espalda a la rutina del día y nos teletransportamos hacia el idealismo puro: un mundo utópico donde todo es fiesta, algarabía y fervor. La naturaleza será la casa que nos alojara, y la música fungirá como un vehículo que nos introducirá  al mundo espiritual del carnaval; con actos adecuados para todo momento, desde los que incitan al baile hasta los que sugieren un viaje hipnótico y místico, hasta los que harán de Bahidorá un verdadero paraíso del amor.

ÌFÉ

Un carnaval con guiños caribeños, una representación sonora adecuada para la ocasión y que mejor que ÌFÉ como los encargados de ponernos a tono en estas atmósferas. Los basados en Puerto Rico llevan en su música una herencia cultural Yoruba con cánticos que invitan a un místico ritual de sanación espiritual al ritmo de tambores y otros instrumentos exóticos propios del sonido africano.

Nathy Peluso

El trap con la firma de Peluso, rimas y diretes sobre una base sedante para los amantes de sonidos neón. Nathy Peluso —argentina de nacimiento, situada en Madrid— trae consigo una propuesta sensorial y un estilo propio para despojarse de las prendas y explotar en sensualidad. Su acto levantará pasiones en el escenario La Estación a las 16:20 hrs.

Jayda G

“Cierra los ojos y veras más allá de lo que puedes recorrer” dice aquel viejo proverbio chino. La propuesta de Jayda G es un house que apapacha, con su voz tenue y sutiles sonidos atmosféricos son capaces de transmitir una sensación de paz. Su música sugiere un baile cálido con un ligero movimiento de cabeza, ritmos sensoriales que retumba en el pecho y se disfruta más con los ojos cerrados. Es en este estado en donde el cuerpo emana alegría y explota en júbilo.

Romare

Archie Fairhurst es un productor que toma su alias en honor al artista visual Romare Bearden, y con ello, traslada la influencia de la cultura afrodescendiente a su música. ¿Qué sería de un paraíso sin destellos de amor en él? La música de Romare lleva inmerso muestras de su amor por el arte, con sonidos espaciales y luminosos en un collage sonoro así como las obras de Bearden.

Axel Boman

Usualmente en estos viajes también se requiere de un momento de introspección, en solitario, donde podemos crear una conexión con nosotros mismos y nos permitamos amarnos. La música del productor sueco trasciende a estos espectros con su house ambiental que incluso transmite melancolía. La oscuridad será encandilada por los destellos sonoros de Boman en un set de casi dos horas de duración a las 10 de la noche en el escenario Bunker.

Robag Wruhme

Música para los tercos, para los que no conocen el mundo de Morfeo, para los que hacen del paraíso su propio hogar, un sitio donde no todos llegan. Ya bien entrados donde todo es amor, buena vibra, júbilo y mucha fiesta, el productor de música experimental Robag Wruhme tomará las pistas para llevarnos a través del misticismo sonoro de su techno/house y purifiquemos el alma en el renacer de un nuevo día.

Fred P

Black Jazz Consortium pa’ los cuates. Fred Peterkin combina jazz, soul y minimal para concebir house contemporáneo desde hace ya 20 años. Música zombie, para entrar en trance hacia otra dimensión, apto para aquellos de mandíbula trabada. Así es Fred P, un gurú sonoro que convoca a un baile de ritual revelador.

No hay mejor paraíso que el propio, desde cualquier perspectiva en la que se vea. Un paraíso utópico que se da en el imaginario colectivo basado en la buena convivencia y en el respeto mutuo, a través de la alegría y del amor, un paraíso que haremos posible en el Carnaval de Bahidorá.

‘Performer’ de Montero, un vuelo directo y sin escalas hacia una colorida fantasia

‘Performer’ de Montero, un vuelo directo y sin escalas hacia una colorida fantasia

Bahidorá 2018: Más que sólo música

Bahidorá 2018: Más que sólo música