"Ojalá fuéramos una banda de pop": Entrevista con Sarah Martin de Belle and Sebastian

"Ojalá fuéramos una banda de pop": Entrevista con Sarah Martin de Belle and Sebastian

 Fotos de Humberto Prina ( @hprina )

Fotos de Humberto Prina (@hprina)

Belle and Sebastian ofreció uno de los conciertos más hermosos de 2015. Corto pero efectivo. Antes de subir al escenario a complacer fans, Sarah Martin —vocalista y multi instrumentalista de la banda— nos dio una pequeña entrevista en su hotel, donde hablamos de música indie, hábitos de escucha y música pop.

Muchos sabrán que el nombre Belle and Sebastian proviene de un libro infantil francés. Esta influencia artística-literaria (y, en este caso, hasta infantil e ingenua) siempre ha sido evidente en la música del conjunto, lo cual llevó al tema sobre la solvencia artística de éstos:

No puedo recordar con quiénes estaba hablando, pero alguien en esta conversación había escrito un libro para niños. Alguien más le pregunto: "¿Y cuándo vas a escribir libros de verdad?" [risas]. ¡Pero los niños ven cosas! ¡No se les pasa nada! Si eres un buen escritor, entonces puedes escribir para niños, así que creo que sí es una gran forma de arte. Una amiga ilustradora acaba de escribir un libro infantil y creo que es mi favorito. Es sobre mi perro.

Una vez sentadas las bases de una agradable conversación, hablamos del nuevo disco —Girls in Peacetime Want to Dance (Arts & Crafts México, 2014)— sus influencias y cuáles fueron las primeras creaciones:

No hay un tema en particular [en el nuevo disco]. Creo que cada idea es explorada a profundidad pero no nos sentimos obligados a seguir un solo tema. Es mejor dejar que cada canción explote de manera completa su territorio y hay muchas canciones diferentes entre sí. Es un disco muy poco confinado para mí. No nos apegamos a un manifiesto o algo por el estilo.

Esta diferencia entre canciones es muy evidente, unas como "Play for Today" tienen una influencia caribeña y calypso, mientras "The Everlasting Muse" se escucha salida de Europa oriental, con instrumentos y ritmos rusos. Al respecto, Martin comentó:

Ambas son canciones de Stuart, pero ya estaban parcialmente completas ahí. "The Everlasting Muse" fue la primera canción con la que nos sentamos y pensamos sobre hacer un nuevo disco, comprometerse a él. Fue la primera canción que escribimos y, aunque habíamos escrito otras un par de años antes, ésta fue la primera que grabamos. Creo que en la mente de Stuart funciona este cambio, de un lado a otro. Creo que funciona a la perfección.

11891174_10153442631315202_8639522159167545476_n

Los integrantes de Belle and Sebastian están enamorados de la música pop. Su sonido claramente está lleno de éxitos de los 70 y 80. No obstante, este género en su encarnación moderna parece ya no tener influencia en la banda. Al preguntarle si todavía escuchaba las canciones del Top 10, esto comentó:

"No" es la respuesta simple. No creo que ninguno de nosotros pueda decirte cuál es el número uno hoy en día. Solía haber un programa que se llamaba Top of the Pops, pero ya no está. Aún así, creo que cuando todavía pasaban Top of the Pops y ya existíamos como banda no tuvo tanto impacto para nosotros lo que estuviera en la lista de éxitos. Supongo que por la era era de la descarga ya no es relevante [...] Siempre está ahí, no importa a qué te expongas, puede ser algo de los 60 o los 80. Es algo extraño de la época de las descargas, una canción de hace mucho tiempo puede ser lo que ahora escucha la gente.

Esta moda de desenterrar el pasado es recurrente en esta década y requiere una actitud muy particular. Sarah, sin embargo, no funciona así cuando se trata de escuchar música:

Soy floja con la música. Yo pongo un disco hasta la muerte y luego pongo otro disco hasta la muerte, hay personas que pueden escuchar un disco una vez y para ellos la experiencia es totalmente diferente. A mí me gusta abstraerme en las cosas. Pero también, a la gente le gusta poner música todo el tiempo y yo soy lo contrario, me gusta escuchar música cuando conduzco o corro pero no todo el tiempo. A veces prefiero escuchar a la ciudad cuando corro. Nunca escucho música en casa. Nunca.

Escuchar esto de un músico es algo extraño, uno pensaría que se rodea de ella todo el tiempo pero la realidad no parece ser así. Le pregunté si tiene un sistema de sonido en su casa:

Tengo un equipo de sonido, pero he puesto uno o dos discos en lo que va de este año. Creo que si tienes música en la cabeza y si también hay en el fondo —en la vida real— la que está en tu mente se detiene. A veces prefiero pensar la música a escucharla. Pero bueno, cuando era más joven ponía un disco inmediatamente después de llegar a mi casa. Son fases, ¿sabes? Es cuestión de mi creatividad y la creatividad de otras personas, en estos momentos creo que no me importa mucho la creatividad de otras personas en mí. Por el momento prefiero pensar mis propias cosas.

Tras la pequeña digresión, volvimos al ámbito pop con una particularidad: indie pop. Las personas —bandas, críticos, escuchas, etc.— afiliados a esta escena o género son de los más grandes apoyos a su propio movimiento, apoyan a bandas pequeñas como Joanna Gruesome o gigantes musicales como My Bloody Valentine o Belle and Sebastian. Le pregunté a Sarah si todavía se sentían afiliados al "indie pop" a pesar de su éxito comercial. Esto respondió:

Creo que es inevitable. A veces tenemos la idea de que somos un grupo pop, pero en realidad no lo somos. Creo que nuestra idea de lo que es un grupo pop y lo que en verdad constituye uno puede ser muy diferente. De vez en cuando tenemos que calibrar un poco y decirnos: "somos una banda indie, debemos encarar eso" y está bien. Pero tampoco está mal sentirse así, pues mucho de lo que escuchamos no es indie pop.

¿Entonces qué podría decirse que escuchan todos en común?

Creo que no hay nada aparte de Love o The Velvet Underground. Tal vez clásicos sesenteros, pero no hay algo con lo que todo el grupo pueda estar de acuerdo. Una vez tocamos en un festival de Finlandia, y los headliners eran los Pet Shop Boys. Yo jamás pensé que Bob [Kildea, bajista y guitarrista] fuese un fan de los Pet Shop Boys, pero él, Stevie [Jackson, guitarrista y segunda voz] y yo los vimos y nos encantó. Cuando algo se escucha así de bueno es muy difícil discutirle, pero jamás imagino a Bob llegando a su casa a poner un disco de los Pet Shop Boys.

Y es que esa es la cuestión con la música pop, no puedes descartarla. No sólo por su presencia casi ubicua, sino porque es excelente, adictiva y gratificante. Belle and Sebastian lo sabe y se regodea en eso:

Stuart y yo somos los que escuchamos y preferimos pop ochentero. Cosas como Madonna, no puedes discutir con eso. Hace unas semanas estábamos en unos vestidores viendo un documental de Duran Duran y resulta que a todos les gusta Duran Duran. Jamás he visto a nadie poner específicamente un disco de Duran Duran, pero finalmente a todos les gusta. Pero, al mismo tiempo, no somos Madonna ni somos Duran Duran. Ojalá fuéramos una banda de pop.

Música para un shooting de moda

Podcast ACMX No. 203 - Canciones que lo dicen todo: Timber Timbre, Belle & Sebastian, Iggy & the Stooges