¡Locos y anormales en el Auditorio Nacional! Residente arranca su gira en la CDMX

Foto vía Facebook/Residente Oficial
Fotos por Ana Laura Hernández.

Son las 8:15 de la noche, las luces se apagan y un corazón gigante comienza a palpitar en las pantallas del Auditorio Nacional. Los asistentes gritan al unísono y Residente aparece en el escenario para dar el banderazo de salida a la gira mundial de su primer disco como solista.

Para su nuevo álbum, que le tomó alrededor de dos años en realizar, René Pérez Joglar decidió viajar por el mundo, después de recibir los resultados de una prueba de ADN, con el objetivo de realizar varias colaboraciones con músicos de once países, en cuatro continentes diferentes como parte de un ejercicio de experimentación, auto exploración e interacción multicultural. Sonidos de Rusia, España, Osetia, Georgia, Armenia, China, Inglaterra, Ghana, Burkina Faso, Níger y su natal Puerto Rico se pueden escuchar en las 13 canciones del nuevo material del boricua, quien hace ya 12 años, saltó a la fama con su sencillo “Atrévete”.

Para sus seguidores, Residente es, aparte de músico, voz de la protesta. En sus temas no sólo habla de problemáticas de Puerto Rico o de Latinoamérica, sino también de todo el mundo. Sus rimas son denuncias, son invitaciones, son disgusto, que han convertido a su carrera, para los ojos de muchos, en una bandera de la incomodidad con el sistema.

Como prueba de esto, Residente invitó al escenario a tres de las madres de los estudiantes desaparecidos de la Normal Rural de Ayotzinapa para dar unas palabras al público. “¡Porque vivos se los llevaron!”, gritaban al micrófono, “¡Vivos los queremos!”, respondían los casi 10 mil asistentes, haciendo el Auditorio retumbar.

Cada una de ellas tomó la palabra para denunciar las injusticias que tanto sus hijos, como lxs más de 26 mil desaparecidxs, han sufrido como consecuencia de la corrupción y la violencia que ataca al país. El público aplaudió los comentarios de las madres quienes permanecieron en el escenario mientras “Latinoamérica” comenzaba a sonar. “¡Esta tierra no se vende!”, cantaron todos a la par de los músicos. Las madres agradecieron a René por el espacio y salieron del escenario acompañadas de una ola de aplausos de los espectadores.

Pasadas las dos horas del concierto y 20 canciones tocadas, las cuales fueron una mezcla entre sus nuevas tonadas y los éxitos como “Fiesta de locos”, “Muerte en Hawaii” y “No hay nadie como tú”, Residente se despidió del público con la canción “Vamos a portarnos mal” que puso a todos a dar de brincos. Alrededor de 10:30 de la noche las luces se encendieron anunciando el fin del concierto y los asistentes comenzaron a salir del recinto.

La gira de René continuará con un concierto en Monterrey y después cruzará el Atlántico para seguirla por el continente europeo, comenzando en Le Trianon en París este 27 de junio. Su nuevo disco Residente ya está disponible en tiendas y en las diferentes plataformas de streaming.

 

Escucha "Creature Comfort", el segundo sencillo de Arcade Fire

¡Tenacious D por primera vez en México!