La divinidad lusófona, rima y voz femenina en la FIL 2018

La divinidad lusófona, rima y voz femenina en la FIL 2018

31158240487_84688b95c5_k.jpg

Fotos: Pedro Andrés/FIL Guadalajara 2018.

Hay veces en que el clima conspira para hacer florecer los sentimientos más profundos de la feminidad lusófona, hace algunos años nos ocurrió en la primera visita de Tulipa Ruiz a la Ciudad de México, ahora es la capital jalisciense que bajo las nubes de tormenta auguraban un evento que llenaría de calor nuestros cuerpos de adentro hacia afuera.

Capicua, una de las Mc’s más relevantes de la escena portuguesa se ha revelado a los estándares de sus contemporáneos y ha regresado su rima a los orígenes: la poesía. Así nos lo demostró al comenzar su show en el foro de la Expo Guadalajara, pues dio rienda suelta a canciones de sus primeros mixtapes hasta su último álbum Medusa, donde invitó al escenario a la mítica belleza de Sara Tavares, cantante lusa de origen caboverdiano que empezó su carrera en la década de los 90 logrando gran éxito en Europa y África. Tavares a su vez, también invitó a los presentes a calentarse al ritmo de su guitarra y sus canciones llenas de romanticismo como “Brincar de casamento”, dejando así en nuestros oídos la dulzura de la arena de las playas de Mindelo y Praia con piezas en el criollo de la tierra de sus padres.

Sara Tavares

Sara Tavares

Llego el turno de Eva Rapdiva quien volvió a sobrepasar los decibeles con sus rimas frontales, inspiradas en las calles de Luanda de su natal Angola. Corrupción, violencia, conciencia social y el toque solitario del éxito de la mujer empoderada traducido en romanticismo, dieron paso a la Guerrilla Color Rosa que la rapera angolana y Capicua han desarrollado como actitud más allá de sus álbumes. El momento cumbre fue cuando la originaria de Oporto, Capicua, anuncio que éste era su último concierto en algún tiempo ya que con siete meses de embarazo haría una pausa musical e interpretó su versión de “Casa de campo”, original de Elis Regina, y con la cual terminó por enternecer al público.

Y justo cuando los asistentes estaban más que entregados a estas diosas lusoparlantes llegó la hora de convocar a sus compañeras al escenario para cerrar otra jornada musical en la FIL 2018. La faixa elegida como base para concluir el ritual fue Balancê”, que da título al segundo álbum de estudio de Sara Tavares, adicionada por las intervenciones métricas de Capicua y Eva Rapdiva.

La esperanza en el futuro y toda la fuerza del espectro emocional de tres mujeres que engloban gran parte de la cultura lusofona, dentro de la geografía sonora del mundo, terminaron haciendo bailar a los presentes en la FIL, a pesar de la lluvia que no paro en toda la noche.

Capicua y Eva Rapdiva en conferencia de prensa  Foto: Ximena Manjarrez

Capicua y Eva Rapdiva en conferencia de prensa

Foto: Ximena Manjarrez

Memorias del Lisboa decadente con Dead Combo en la FIL 2018

Memorias del Lisboa decadente con Dead Combo en la FIL 2018

Trans/escrituras: el devenir del ser

Trans/escrituras: el devenir del ser