[ENTREVISTA] - Mad Professor & Adrian Sherwood

Por @ElRoyMT Con motivo de su presentación en el Plaza Condesa, como parte del International Dubclub, dos leyendas del Dub hoy visitan tierras mexicanas: Adrian Sherwood, y Mad Professor. Era de suma urgencia que un comensal de Su Majestad el Marajá acudiera al recinto en donde esta dupla legendaria se hospedaba y les hiciera preguntas sobre su historia en la música, sus gustos, sus preferencias de equipo, y sobre la universalidad de la música africana en la música de latinoamerica. A continuación, la primera mitad de dicha larga entrevista:

 

¿Me podrían hablar brevemente de su historia? ¿Qué fue lo que los hizo entrar en la música?

Mad Professor: Le entré a la música cuando escuchaba la radio. Empezaba a adentrarme en la tecnología, y a preguntarme que es lo qué la gente hacía, así que escuchaba la radio. En aquellos días pasaban mucho Motown, y lo único jamaiquino era el ska de Byron Lee. Estoy hablando de los 60. Después me adentré en la onda jamaiquina, y los primeros DJs, como U-Roy... El primer disco que compré fue Duppy Conqueror, de Bob Marley, producción de Upsetter. Realmente no pensé que yo fuera a grabar discos; era sólo este chamaco estudiante de afuera, escuchando lo que sucedía adentro. No conocía músicos. El primero músico que conocí fue Dennis Bovell. El fue como un hermano grande. Editaba discos, y yo estaba ahí viendo, con la boca abierta, pensando, “quiero hacer eso”. Luego construí un estudio, y luego presionas fastforward y aquí estoy, ¿sabes? Varios miles de discos después

Adrian Sherwood: Mi camino es parecido al de Neil, somos de épocas parecidas. Yo crecí en Inglaterra, que es única, por que en la escuela pues tenía amigos de Pakistán, India, Polonia, y amigos de Jamaica, de Trinidad y Tobago. Gente de todos lados. Por donde yo vivía había mucha gente de St Vincent y de Jamaica. Lo interesante de Inglaterra es nuestra sociedad multicultural y también tuve suerte de escuchar Motown, Pop, y Soul. A los doce, un amigo y yo nos sentábamos en el cuarto de su hermana, mientras ésta se cepillaba el pelo, y escuchábamos Byron Lee, Prince Buster, Rupie Edwards… todos estos discos increíbles. Recuerdo que me gustaba escuchar los discos que comenzaban con un *knock, knock, knock*, “¿who is this?” “Its the census taker” “Glad to meet you Mr Census Taker”… Esos comienzos locos. En lo personal, también me gustaba mucho el reggae de skin heads. Hablaban de bombardear las iglesias y matar a los hipócritas, de sexo, de gallinas en el jardín, y de consciencia negra, como el movimiento de Garvey, y el Garvey-ismo. Era muy interesante. Veías el empoderamiento de la cultura negra. Yo pude verlo a través de los ojos de mis amigos negros. Y ahí básicamente me enamoré de la música jamaiquina. Eventualmente me adentré en la producción, después de abrir mi propia distribuidora de discos a los 17. Después una disquera. Mi primer disco lo hice por diversión. Le tarareaba las líneas de bajo al bajista, y Dennis Bovell fue el ingeniero del álbum. La gfigura clave en el reggae británico tuve que haber sido Dennis Bovell. Él es el padre. Mucha gente hizo su papel. Aún así, creo que Neil, Dennis y yo, somos los que más discos de dub hemos sacado.

 

Teniendo en cuenta que vienen de caminos muy parecidos, y comparten experiencias, ¿cuáles son los artistas con los que jamás pensaron que trabajarían?

 

MP: Para serte honesto, jamás pensé que trabajaría con U-Roy. Tampoco pensé que trabajaría con Lee Perry. Escuchaba a U-Roy cuando estaba en la escuela, pensando “mierda, esto es pesado”. Cuando lo conocí en los 80, él no estaba haciendo nada. Estaba pasando por un periodo en el que vivía en su coche, mientras todos tocaban dancehall. Yo le dije que quería hacer un disco con él, y el pensó que no hablaba en serio. Pero en cosa de tres semanas hicimos un disco, True Born African.

A “Scratch” lo conocía como productor. Fue en el 83 que vino a Londres, y fui contactado por sus amigos. Me dijeron que Lee estaba buscando un estudio, y que creían que trabajaría bien conmigo. Llegaba al estudio a las 10 de la mañana y se iba a las 10 de la noche, durante una semana. Cuando acabo eso, organizó una gira por Inglaterra, y me preguntaron si podría ser el ingeniero. Ahí pude conocer mejor a Lee.

AS: al igual que Neil, debo reconocer que hemos sido muy afortunados por las personas con las que hemos trabajado. He trabajado en el área del reggae. Personalmente yo no quería trabajar con cantantes. No quería la responsabilidad de sus carreras. Trabajaba más con músicos. Siempre quería tener buenos bateristas. Los traía de Jamaica. Trataba de hacer que mis ritmos sonaran muy bien. Esto era la época pre-cajas de ritmos. Entonces llevaba a jamaiquinos a casa de mi madre, cuando yo tenía diecinueve años. Después fui conociendo, uno por uno, a todos mis héroes. Conocí a Prince Fari, y saqué un disco con él. También publiqué las primeras grabaciones de Michael Rose. Fue después que yo empecé con mis propias sesiones, en donde le tarareaba las líneas de bajo a los bajistas, y en 1977 saqué mi primer álbum, a los 19. Pretendí que venía de Jamaica, por que en ese entonces no estaba de moda hacer algo “inglés”. Usé el nombre de Creation Rebel. No era una banda realmente, hasta después. Luego hice Starship Africa y no lo saqué hasta después de tres años, ya que me decían, “¿qué es lo que estás haciendo con la música reggae?” A mi no me importaba, yo quería hacer algo que no sonara a los demás.

También he trabajado por fuera del reggae, con Depeche Mode, Primal Scream, Massive Attack… Todo gracias a mi trabajo en el reggae. Al final, son las mismas técnicas. Cuidar las tonalidades, y que las frecuencias estén en su lugar, y aplicarlo a música que no es reggae. También, no he querido producir muchísimas cosas, ya que me gusta hacerle justicia a cada una de las grabaciones. Por otro lado, siempre me ha frustrado el no poder hacer mi disquera crecer, pero es por el hecho de que yo no me he vendido, y estoy orgulloso.

El estudio no genera dinero. Lo que la gente normalmente quiere es que estemos Neil, o yo ahí. Y cuando envejeces, no quieres estar en el estudio por cinco días seguidos. Y si vas a ir al estudio debes estar entusiasmado, y ansioso por estar ahí.  Yo por ejemplo, acabo de grabar un disco para Dub Syndicate, en donde irónicamente colaboró U-Roy. Cosas así son una verdadera gozada. Por otro lado, ves a cantantes como Susan Cadogan, y si grabas una canción con ella, quieres que sea beneficiario para su carrera. La cosa es que si publicas ese material, y nadie se da cuenta de que salió, sería, como decimos en Inglaterra “como orinar en la pared”, o en tu misma pierna. Las cifras son muy bajas. Tienes que hacer una gran labor de promoción.

 

Ahora que me hablaron de sus héroes, me gustaría saber como ha sido la experiencia de trabajar con actos más jóvenes, como (hacia Mad Professor) Frente Cumbiero, a quienes amamos en la PKJU.

 

MP: Bueno, para trabajar con la mayoría de la gente normalmente no tengo ni una idea si son enormes, o pequeños ¿sabes? Solo tomo proyectos, sean de quien sean. Creo que es necesario, para siempre tener el mismo entusiasmo. Para Frente Cumbiero, no hice ningún tipo de investigación. Y simplemente empezamos a trabajar. ¡En un estudio en un quinto piso! ¡Y en Bogotá el aire es muy delgado, aún más que en México!

La cosa es que cuando te pones a analizar, tienes: Cumbia, Salsa, Reggae, Ska, etc. Y cuando consideras a los inmigrantes africanos que llegaron al caribe, y se entremezclaron con la cultura latina, en diferentes territorios, es cuando en cada país tienes música diferente. Pero si lo desglosas en toda esta música, todo es básicamente lo mismo. Canciones africanas. Eso lo aprecié hace unos años. Para mi, acercarme a la samba es lo mismo que acercarme a la cumbia. Así que con Frente Cumbiero fue igual que hacer un disco de reggae old school.

 

Un track del último disco solista de Adrian Sherwood, "Starship Bahia":

 

Ya que los dos han trabajado en Colombia, ¿por qué no hacer un disco en México?

AS: Recuerdo que en Colombia todos hablaban de la música del narco. Todo el tiempo hablan de esta música que habla de vender drogas, ¿sabes a lo que me refiero?

Narcocorridos…

Exacto, eso es. Yo les preguntaba, ¿qué haremos este fin de semana? A lo que respondían que había un cantante joven de México que iba a presentarse, y que era una narco estrella. “Lo amamos por que habla de como joderse a Estados Unidos”

También me gusta la música latina que está marcada en un compás ternario, ya que en Europa es muy raro que el ritmo sea así. Adamski es un productor que amenudo colabora con Seal y con Lee Perry. El utiliza el tres cuartos muy seguido.

 

Sé que los dos trabajan con equipo análogo, y se que así tuvieron que empezar. Quisiera saber por qué.

 

AS: Por que es lo mejor.

MP: Lo digital es frío. Antes de que llegara lo digital, los problemas en lo análogo eran un verdadero dolor, y teníamos que arreglárnosla solos. Por ejemplo, para sacar frecuencias más agudas, la cinta debía de correr más rápido. Durante años, la gente quería que lo que sonara fuera exactamente igual a lo que se había tocado en la grabación. Cuando llegó lo digital, nos dimos cuenta de que la cinta incluso le agrega algo. Las máquinas americanas le agregaba un “UNTS” a los bajos. Por eso los discos de reggae estaban sonando mejor: los hacían con equipo americano. El público en general andaba escuchando los medios y los altos en su música, mientras que nosotros (productores de reggae) estábamos en el registro más bajo.

AS: También dos frecuencias que hacen falta en lo digital. No sé bien cuales, pero para copiar el sonido digitalmente, se pierden estas dos. Yo no grabo con cinta, ya que es muy caro, pero sigo mezclando de manera análoga por que obtienes la espontaneidad de la mezcla y el sonido que sale de las bocinas es una imagen mucho más clara. Algo mezclado digitalmente está dentro de una caja. Suena bien, pero hay áreas en donde e sonido se oye más compacto.

MP: Sí, ahí no puedes separar bien los instrumentos. Lo análogo es lento, pero es mejor. Regresar la cinta toma como un minuto, pero si sumaras todas las veces que la regresas en un día, estaríamos hablando de trescientos minutos.

AS: Te da tiempo para pensar.

 

¿Cual sería un consejo que le darían a productores independientes que apenas van comenzando, que solo tienen recursos digitales?

 

AS: Lo que yo diría es que no hay nada malo con el equipo que tengas. Al final de cuentas, creo que es lo mismo que con los intérpretes, o los cantantes. Cómprate un buen micrófono, y asegúrate de volverte el mejor manejando el equipo que tengas. También invierte en un pre amplificador, para que el sonido sea más cálido, y unos monitores fidedignos. Lo que sigue es trabajar con lo que tengas. Digo, si puedes invertir en un escritorio análogo, genial. Pero si no, solo trabaja tus habilidades.

MP: Lo que te puede servir mucho es entender el circuito de una señal. Y estudiar esquemas, los dibujos electrónicos. Todo esto te servirá después. Así que cuando generas una señal en el micrófono, sabrás a donde va, a donde quieres que vaya, y a donde no quieres que vaya. Después de un tiempo, podrás asimilar esas situaciones muy rápido. Los problemas así suceden. Ayer tuvimos un problema, en una sesión. La señal llegaba bien, pero nada estaba yendo hacia los efectos. Y estaba bajo presión, por que ya había gente ahí. Tuve que averiguar por qué sucedía esto, y desglosé todo para entender.

  

Al final, Mad Professor y Adrian Sherwood comenzaron a platicar sobre sus sets, y el equipo que traen, sin importarles que había gente en el mismo cuarto que ellos, quienes escuchaban atentamente a un par de leyendas hablar de lo suyo.

 

http://youtu.be/r4zzdic7aY8

[Vocero 9] Avalancha cafetalera en Belo Horizonte

[Versus] Japón vs Costa de Marfil