El paralelo 38 ya no marca una división política entre Coreas

El paralelo 38 ya no marca una división política entre Coreas

 Imagen vía Infobae

Imagen vía Infobae

Uno de los últimos resabios de la Guerra Fría está a punto de resolverse. En 1953, el paralelo 38 marcó la frontera entre dos ideologías políticas: el sur de Corea, capitalista; el norte, comunista. Así se marcó el inicio de una guerra que parecía irreconciliable. La península de Corea había quedado dividida. Dictaduras, intereses comerciales encontrados, pobreza, hambre y tragedia nacional: el mundo bipolar había vuelto a quebrar relaciones entre territorios en desacuerdo, y las consecuencias en el tejido social se han perpetuado hasta la actualidad.

Sin embargo, después de la reunión entre el líder norcoreano Kim Jong Un y el presidente surcoreano Moon Jae-in, se declaró formalmente la desnuclearización del territorio, que una vez más quedará unificado. Después de 65 años de conflicto armado —y fuertes tensiones políticas entre ambos países—, la hostilidad entre ambos territorios ha venido a su fin. La que fue a lo largo de seis décadas una fortificación armada fronteriza ha pasado a ser una zona de paz, en una búsqueda abierta por conversaciones multilaterales con el exterior.

De esta manera, Kim Jong Un se convirtió en el primer líder norcoreano en cruzar la frontera hacia el sur: estrechó la mano de Moon Jae-in, y se dispusieron a ir a la Casa de Paz del Sur, en donde firmarían una declaración de paz entre ambos Estados de la península. Al salir, el dirigente norcoreano escribió lo siguiente en el libro de visitas de la institución: "Una nueva historia comienza ahora, en el punto de partida de la historia y la era de la paz". A partir de ahora, el paralelo 38 vuelve a ser una distinción geográfica, nada más.


Encuentra a Andrea Fischer en Twitter como @andreafis.

El “dancing” de ABBA está de vuelta

El “dancing” de ABBA está de vuelta

Caddy Adzuba en la Universidad Iberoamericana

Caddy Adzuba en la Universidad Iberoamericana