La caída de los belgas

La caída de los belgas

 Vía DT Mundialista 

Vía DT Mundialista 

La ciudad de San Petesburgo fue testigo de un choque de titanes; se enfrentaron en semifinales las selecciones de Francia y de Bélgica. A lo largo de la copa del mundo celebrada en Rusia, ambos equipos mostraron consistencia y buen fútbol, llegando ambas selecciones invictas al partido. Mientras los galos presumían un arsenal formidable, con jugadores como Antoine Griezmann, Olivier Giroud o el agilísimo joven maravilla  Kylian Mbappé, los diablos rojos no se quedaban atrás. Bélgica, por su parte, presumía su generación de oro: Eden Hazard,hombre que suena para reemplazar a Ronaldo en Madrid , Romelu Lukaku, Kevin de Bruyne y Thibaut Courtois –cancerbero gigante que parecía invencible–.

 Foto vía Deporcm.

Foto vía Deporcm.


El partido empezó parejo. Se hizo evidente que mientras los belgas buscaban mantener la posesión del balón, los franceses buscaban hacer daño aprovechando la velocidad de Mbappé. Los galos aguantaron los constantes embates de los belgas, excepto por Pavard, cuya pesadilla esa tarde se llamaba Eden Hazard, a quien no le faltaron oportunidades. Cuando finalizaba el primer tiempo, se veía que la balanza comenzaba a inclinarse a favor del cuadro azul, que generaba cada vez más peligro y se mostraba superior en el medio campo.

El marcador en el descanso fue de 0-0, pero no permanecería así mucho tiempo. Al minuto cincuenta y uno, el zaguero Samuel Umtiti roza la pelota con la cabeza cerca del área chica en el primer palo. El defensa del Barcelona venció los 14 centímetros de estatura que le sacaba su marca, Fellaini, para mandar el balón a las redes antes de que el gigante pudiera reaccionar; Courtois no era invencible, Francia ganaba por un gol.

Bélgica puso a su disposición todo su arsenal. Hazard driblaba, mientras que De Bruyne buscaba darle el balón en el área a Lukaku, pero desafortunadamente para los belgas, Raphael Varane y compañía triunfaron en borrar del mapa al ariete del Manchester United. Los franceses, mientras tanto, se refugiaron en su lado de la cancha y confiaron una vez más en su zaga, buscando el contraataque, que a menudo fue frenado por Witsel y Fellaini a modo de patadas.

 Foto vía Ecuavisa

Foto vía Ecuavisa

Fue aproximadamente  en el minuto setenta cuando el partido perdió fluidez, oscilaba entre la desesperación de los belgas e intentos de contraataque franceses. Los galos sacaron todo lo canchero en este momento del partido, pateaban, empujaban y hacían tiempo, hasta de manera descarada, como cuando Mbappé se llevó el balón de un saque de manos como si quisiera driblar hacia adentro del campo, esto le ganó al joven del PSG un cartón amarillo, además de empujones de los diablos rojos.

El gol de Bélgica nunca llegó, la zaga francesa se mostró infranqueable, y también se debe reconocer una gran actuación de Hugo Lloris, quien rechazó potentes tiros de los rojos. Courtois no pudo salvar a Bélgica en esta ocasión, aunque se fue con la frente en alto, teniendo dos atajadas hacia el final del partido, una de ellas en un mano a mano. Con el silbatazo final, los galos sueñan con la segunda estrella arriba del gallo, mientras que los belgas se fueron a casa como el caballo negro que estuvo a punto de ganarlo todo.

 Foto vía Trome

Foto vía Trome

Los hombres, al espacio político. Las mujeres, al doméstico. ¿Y si no?

Los hombres, al espacio político. Las mujeres, al doméstico. ¿Y si no?

¿Amigo o enemigo? Franceses y Belgas por el pase a la final

¿Amigo o enemigo? Franceses y Belgas por el pase a la final