“No tenemos que recurrir a hablar mal de los hombres, sino a hablar de nuestro trabajo”: Entrevistas de PICNIC Arts Media 2017

“No tenemos que recurrir a hablar mal de los hombres, sino a hablar de nuestro trabajo”: Entrevistas de PICNIC Arts Media 2017

Foto: Carolina Maciel

PICNIC celebró la cuarta edición de su congreso PICNIC Arts Media el pasado 25 de noviembre, en coincidencia con el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, muy a tono con el discurso de sus ponentes femeninas.

Ni el caos vial ocasionado por el desfile de Navidad ni las diversas movilizaciones en el centro de la CDMX pudieron frenar la marea de diseñadores, artistas y creativos que se encontraron en el Cuarto Congreso PICNIC Arts Media de la revista de cultura visual Picnic que anualmente celebra la escena actual de la ilustración, el diseño, la fotografía y el cine como plataformas de expresividad, crítica y reflexión.

Con sede en el Lunario del Auditorio Nacional, el cónclave de creadores arrancó poco después de las 11 de la mañana con un preludio animado por las mismísimas mentes fundadoras de Cinema Fantasma, Arturo “Vonno” y Roy Ambriz, quienes se presentaron cuatro horas después en el mismo escenario. El intro audiovisual con su particular estilo mostraba las contrapartes de juguete del icónico Santo y el Monstruo de la Laguna Verde combatiendo entre sí, con un huacal de madera como cuadrilátero y la voz tradicional de la lucha libre que anunció el inicio de la convivencia creativa.

El diseñador Christian Pacheco fue quien inauguró el ciclo de conferencias en representación de su estudio Kimbal, enfocado al branding, interiorismo y diseño arquitectónico, con sede en Mérida. A la misma hora que el originario de la CDMX hablaba de sus proezas en el diseño monumental de una máscara de Batman intervenida con molduras y rasgos prehispánicos, y de cómo las aparentes nimiedades de su carrera escolar se transformaron en medios y herramientas poderosas para su quehacer publicitario y artesanal en sus proyectos actuales, detrás en camerinos me encontré con Andrea Arsuaga y Enriqueta Arias. La primera firma sus ácidas y coloridas creaciones como Andonella y la segunda es curadora y gestora de arte en proyectos internacionales. Ambas abrieron un espacio de diálogo con Ibero 90.9 para anticiparnos los contenidos y sentires que compartirían con la audiencia un par de horas después en compañía de su colega y amiga muralista Paola Delfín, quien no pudo estar en la entrevista.

enriqueta-arias-e1503833850345.jpg

"Nosotras mismas caemos constantemente en actos machistas y discriminatorios..."

E N R I Q U E T A   A R I A S

“Prefiero ser una mala feminista que no serlo" — Roxane Gay

“¡Qué tino!” exclamó con entusiasmo Enriqueta Arias, directora ejecutiva y fundadora del proyecto de vinculación artística Artsynonym cuando le conté que toda la semana en Ibero 90.9 habíamos dedicado nuestro espacio radiofónico y contenidos editoriales a discursos de inclusión y atención respecto a la violencia contra la mujer a razón del 25 de noviembre, fecha en el que justamente se alinearon el Arts Media de Picnic y la marcha del contingente de activistas y estudiantes en protesta por los feminicidios ocurridos en México, que junto con el Caribe, encabeza la lista de regiones más críticas en América Latina de violencia de género.

“Justo nuestra conferencia parte de todo lo que ha estado ocurriendo en el país. Parece que se ha destapado una especie de caja de Pandora que ha dejado visible el odio y resentimiento que se gesta en la sociedad y en nuestra cultura en contra de las mujeres”, dijo Enriqueta Arias, con un dejo de desazón en su rostro. El cuarto de muros rojos que nos albergaba exhibía un retrato de Janis Joplin sonriente que colgaba justo frente a ellas e iba muy ad hoc con la esencia y personalidad de nuestra entrevista y de su conferencia Bad Feminists: Mujeres en el arte. “Si bien creíamos que con el paso de los años y todos los movimientos feministas de los 40, 60 y ahora de mediados de los dos miles, tendrían que haber cambiado ciertas cosas, parece que es todo lo contrario y las reacciones, tanto masculinas como femeninas, siempre son de culpar a la víctima y no responsabilizar al agresor”, remató.

Foto: Carolina Maciel

“Precisamente el título de nuestra ponencia, que está basado en el libro Bad Feminist de Roxane Gay, es porque ninguna de nosotras termina siendo una buena feminista. Nosotras mismas caemos constantemente en actos machistas y discriminatorios contra otras mujeres sin darnos cuenta. Cosas súper básicas y cotidianas como el mismo lenguaje. Llamarnos perras, colocarnos como objetos o ver quién es la más guapa o la no guapa”.

“Y se trata justo de eso, de dejar de decir esas cosas, dejar de pensar que entre mujeres hay más envidias y diferencias y que a pesar de que todas hemos caído en eso alguna vez, nunca es tarde para crear una comunidad entre nosotras”, agregó por su parte Andonella, la primera mujer en ilustrar para el proyecto infográfico y creativo Pictoline.

“Un poco también se trata de resignificar el término ‘feminista’ desde nuestra profesión y fomentar esta idea de que ser feminista no es un insulto. Es una palabra que ha venido desvirtuándose con el tiempo y que ahora es vista como un estigma o una manera de denigrar a esta búsqueda de paridad entre géneros. Entonces, lo que queremos hacer no es reivindicar, porque no hay nada que reivindicar, pero sí apropiarnos de la palabra ‘feminista’ desde nuestro lugar y profesión y tomarla de un uso mucho más común”, intervino Enriqueta, quien ha trabajado en proyectos culturales a nivel internacional con empresas como Netflix y bandas de culto como The XX.

Enriqueta Arias frente al mural de The XX en la CDMX

“Yo pienso que no se trata de que haya una sobrevaloración y sobrexposición de artistas mujeres ni tampoco un festival de puras chicas. No, ese no es el punto. El objetivo es que haya oportunidad y paridad, porque sí la hay. De hecho, hay más artistas mujeres egresadas que hombres, así que ese discurso de ‘es que no hay suficientes mujeres artistas nuevas’ no es cierto. Si lo dices es porque no las conoces, no porque no las haya. Uno de nuestros cometidos es que otras mujeres que quieran dedicarse a lo mismo que nosotras sepan que no están solas. No, no es fácil, pero pienso que el cambio es posible y que parte de la solución es justamente hablar del tema en un principio, reconocer lo que está pasando y buscar oportunidades entre nosotras”.

En ese momento me dirigí a Andonella, quien escuchaba atentamente y quise traer a cuenta su trabajo visual que sobresale por sus estilismos irreverentes.

“Andonella, ya enfocándonos en la parte plástica y gráfica de tu trabajo, donde se nota esta influencia de tu contexto social con referencias a la cultura pop y un toque de irreverencia, ¿cómo sientes que reflejas lo que hemos estado hablando en tu obra?”

“Pues justo pienso que en mi trabajo no todo es burla ni todo es risa. Sí, es una crítica social que nace un poco de que no todo es bonito. Hace un año que entré a Pictoline, no sabía bien qué temas me interesaba reflejar y entonces pensé justamente en todo esto del bienestar menstrual y otros asuntos que nos conciernen como mujeres, pero como que a ellos no les gustaron, así que busqué otras cosas que no se alejaran tanto. Finalmente, sí pude empezar a meter temas como ‘la cultura de violación’ y otros temas más enfocados a la violencia de género. Y bueno, pues cuando mis ilustraciones salieron en redes, me di cuenta de lo que la gente piensa y sí, recibo comentarios súper deprimentes y terribles y con eso te das cuenta que sí hay algo muy malo con lo que piensa la gente con respecto a estas cosas. Tengo planes a futuro de sacar un libro que hable justamente de acoso, abuso y sexualidad abierta para adolescentes, de esas cosas de las que nunca nos hablan cuando somos niñas y que sólo nos dicen ‘tú tienes que ser una muchachita reservada y correcta’ y no. Cuando creces, todo eso te trae problemas. Quiero utilizar mi trabajo para ayudar a otros y pues si soy ilustradora, hacerlo a través del arte que produzco”.

Andonella-205.jpg

"En mi trabajo no todo es burla ni todo es risa." 

A N D O N E L L A

“Y tú Enriqueta, que tu trabajo es más en la gestión, en la búsqueda de recursos para impulsar a talentos emergentes, ¿cómo sientes que aportas en este escenario a la visibilidad y empoderamiento de las mujeres, sea a través del arte u otro medio?” le inquirí.

“Me he dado cuenta que soy una verdadera mala feminista porque el 70% de los proyectos que he hecho son con hombres y ni siquiera es una cuestión consciente a veces. Sin embargo, cuando empecé a trabajar con PangeaSeed en el festival de Sea Walls, uno de los propósitos que me hice fue tratar de invitar a un colectivo de artistas que fuera mitad hombres, mitad mujeres. Era un festival de arte urbano que pretendía representar a todas las nacionalidades y justamente invité a mujeres que son íconos del arte en sus respectivas naciones y que vinieron de lugares como Sudáfrica y Australia. Otro proyecto similar que realicé precisamente con Andonella fue un mural para la marca de moda H&M en el centro histórico por motivo del desfile de Día de Muertos, donde ella trabajó junto con otra ilustradora, Hilda Palafox, y en el cual jamás me mencionaron ‘queremos un artista tal’ sino que me dieron la libertad de invitar a quienes yo quisiera. No hubo logos por doquier ni ninguna condición artística. Y fue un proyecto increíble porque ellas no se conocían y cada una pintó una mitad del mural sin trabajar sobre un boceto previo y el resultado fue algo que ambas crearon”.

Las auto nombradas “malas feministas” también reconocieron la importancia de ser las únicas mujeres en el congreso. Acompañadas más tarde por Paola Delfín, las tres mujeres se presentaron en una misma ponencia compartiendo pantalla.

“Nos encantaría salir a hablar de nuestros proyectos, de nuestros planes como artistas y el trabajo que hacemos, pero creo hoy es importante utilizar esta plataforma para hablar de estos temas que son relevantes y que no sólo nos han pasado a nosotras, sino a colegas también. En un mundo ideal, yo pensaría que el arte no debería tener género. O sea, hoy día los hombres en el arte ganan más, hay más oportunidades y proyección para ellos y cuando eres mujer pareciera que tienes que demostrar constantemente tu talento y habilidades”, agregó Andonella antes de despedirnos.


Detrás de la sábana con agujeros

Foto: Carolina Maciel

“¿Cómo ha sido el rol de las mujeres en su productora y su equipo creativo?”, le cuestioné a los hermanos Ambriz una vez que su excepcional ponencia que se ganó vítores, aplausos y risas del público terminó. De nuevo en el cuarto rojo de Janis Joplin, los creadores del corto de animación en stop motion Revoltoso nos contaron de la significativa y trascendente labor femenina en Cinema Fantasma, su productora con más de 5 años de trayectoria.

“Es un equilibrio perfecto”, dijo Vonno Ambriz, el mayor de los dos. “Hay mujeres muy importantes en nuestro estudio, bueno, todas las que trabajan con nosotros lo son, pero sin ir más lejos, mi esposa es la directora de fotografía de los proyectos. Si contamos todos los cuadros que ha dirigido y el tiempo que le ha dedicado a la dirección de arte de nuestro trabajo, podemos afirmar que es la persona con más experiencia en stop motion de todo el país. Y por otro lado, la gran figura femenina de Cinema Fantasma es nada más y nada menos que nuestra mamá. Nuestra mamá no es que nos dé la bendición y nos haga los chilaquiles y ya. Ella es diseñadora gráfica y hoy es productora de la empresa, está en el departamento de arte, ha hecho vestuario…”

“Y hasta es inversionista”, intervino Roy.

“Podemos decir que de los cinco puestos principales de la empresa, dos son mujeres y son importantísimas para la creación de todos nuestros proyectos”, concluyó Vonno.

Durante su ponencia presentaron su nuevo proyecto a largo plazo El Aprendiz de Fénix (The Apprentice of the Phoenix), una idea original inspirada en la estética y enseñanzas de los relatos medievales y que derivó de una idea descartada de una serie de televisión. Próximo a realizarse totalmente en la técnica de stop motion, el ahora planeado largometraje cuenta ya con la inventiva y genialidad de Bruce Zick, artista gráfico de las filas de Disney y Pixar que ha participado en proyectos de animación y concepto visual de cintas como Intensa-mente (Inside Out, 2015), Pocahontas (Pocahontas, 1995) y El Rey León (The Lion King, 1994).

A la par de los artes y bocetos que hoy conforman la pre-producción de su nuevo y ambicioso proyecto, presentaron también una pieza musical de acompañamiento que afianzó el concepto artístico y personalidad de su nueva proeza fílmica, compuesta y cantada precisamente por una mujer.

Gina Hernández es una gran amiga de la empresa desde que empezamos. Siempre es como una especie de consultora externa y ella tiene un amplio estudio en temas de mitología, sabiduría ancestral, comunicación y humanismo. Ha hecho locución también y es la voz oficial de Cinema Fantasma. Ella nos ayudó a hacer esta pieza. Le contamos de lo que queríamos transmitir y junto con su papá Augusto, diseñó esta pieza con este tono misterioso y místico que buscábamos”.

Si su corto de 30 minutos en stop-motion de Revoltoso les tomó cinco años, ¿cuánto tendremos que esperar para ver su historia de un fénix alquimista que nace y muere cada día en acción?


Pensar las letras como dibujos

“Me parece muy interesante que las letras son dibujos creados para que nos entendamos y comuniquemos. De pronto son como el bisonte de la caverna: ideas e historias contadas a partir de figuras. Yo pienso que primero debemos entender que las letras son dibujos de los sonidos y como diseñadores, la trascendencia de estos símbolos y mensajes es lo que hace que nuestro trabajo sea memorable”, dijo Alejandro Magallanes, cartelista, escritor y diseñador mexicano, referente del diseño nacional cuando le pregunté acerca de la relevancia del lenguaje y el uso constante de las letras y palabras como elementos simbólicos y literarios de su trabajo. “Es un fenómeno muy curioso. Creo que todo buen diseñador gráfico debe ser un gran lector, incluso antes que un buen dibujante y dejar de pensar que un buen dibujante es alguien que haga las cosas realistas, sino que un buen dibujante es alguien a quien le gusta dibujar. Dibujar es una habilidad que tenemos todos los seres humanos y que la gente deja de hacer porque alguien le dice que lo hace mal”.

Foto: Carolina Maciel

Foto: Carolina Maciel

Después de platicar con él acerca de su trabajo y de su legado visual, llegó la pregunta obligada, la que había definido todas mis conversaciones con los artistas previos. Cuando le pregunté acerca del rol de las mujeres en su trayectoria profesional y su sentir con respecto a la fecha conmemorativa en la que estábamos, respondió con sorpresiva emotividad.

“Antes de trabajar solo, siempre tuve jefas. Diseñadoras como Rocío Mireles y nuestra relación siempre fue muy buena. Creo que el momento que se vive ahora es interesante para ponernos a escuchar los hombres lo que nos están diciendo a gritos las mujeres. Me parece que más que decir cosas nosotros, lo que nos debe interesar es primero escuchar y luego cambiar lo que tenga que cambiar, sin denunciarlo, sin juzgarlo ni señalarlo. Vivimos en un país donde es notoria la violencia y la inseguridad, y es algo que yo no quiero para mis hijas. Entonces me parece que de verdad hay que escuchar desde una perspectiva respetuosa, con las orejas más abiertas y desde la postura más humilde, porque todos estamos preñados de este machismo y esta agresión de género. Sin duda estoy a favor de que tenemos que cambiar como sociedad”, sentenció.

"Vivimos en un país donde es notoria la violencia y la inseguridad, y es algo que yo no quiero para mis hijas."

Alejandro Magallanes


El PICNIC Arts Media 2017 vio desfilar el trabajo y experiencia de nueve creadores mexicanos que enaltecen y reinventan la cultura gráfica de nuestro país con sus talentos y contenidos audiovisuales. Entre los otros participantes estuvieron también el fotoperiodista Pedro Valtierra, el muralista Seher One y Gustavo Prado, investigador, miembro del comité editorial de PICNIC y creador del libro Mextilo, el primer libro de moda en México.

Aun cuando la convención anual de artistas se trata de una fiesta entre estetas y personalidades del diseño mexicano, su coincidencia este año con una fecha tan relevante como el 25 de noviembre sirvió de pretexto para explorar su arte y hazañas desde otra mirada. Cuando las ya mencionadas “malas feministas” terminaron su intervención en el congreso y un hombre en el público les preguntó si no creían que el feminismo era hoy más una guerra entre hombres y mujeres que un legítimo movimiento en busca de la igualdad, recordé las palabras de Enriqueta un par de horas antes: “No tenemos que recurrir a hablar mal de los hombres, sino a hablar de nuestro trabajo”.

El esplendor de Angel Olsen

ANIMASIVO 10: El festival que alimenta de animación a la ciudad

ANIMASIVO 10: El festival que alimenta de animación a la ciudad