Lady Gaga y Bradley Cooper incendian la pantalla en 'A Star Is Born'

Lady Gaga y Bradley Cooper incendian la pantalla en 'A Star Is Born'

 Lady Gaga y Bradley Cooper en  A Star Is Born

Lady Gaga y Bradley Cooper en A Star Is Born

Hay momentos en A Star Is Born que dan la sensación de estar viendo un nuevo clásico del cine. La música e imágenes vívidas erizan la piel. La química entre los actores deslumbra. Definitivamente esto no es algo fácil de lograr, especialmente con una historia que ha sido contada tres veces y siendo el debut como director de Bradley Cooper.

La trama es bastante simple: Jackson (Cooper) es un conocido músico torturado por sus demonios internos y adicciones que se enamora perdidamente de Ally (Lady Gaga), una mesera que aspira a ser cantante. Por un azar del destino, ambos se conocen en un drag bar, lo cual dispara un complicado romance en el cual ella comienza su ascenso a la fama.

Sin duda, uno de los momentos más memorables de la película es cuando Ally y Jackson comparten por primera vez un escenario para cantar. Este es realmente el momento en el que se hace justicia al título de la película: la estrella oculta en el personaje de Lady Gaga brilla por primera vez frente a miles de personas. El personaje de Cooper queda inevitablemente como parte del fondo. La canción que cantan, “Shallow”, ya es una de las más fuertes contendientes para el Oscar a la Mejor Canción Original y cuenta con la producción de Mark Ronson.

La principal fuerza que carga esta película son las actuaciones. De hecho, ya se habla de posibles premios para Cooper y Gaga por sus papeles. No cabe duda que Bradley es un gran actor. Sus tres nominaciones al Oscar (Silver Linings Playbook, American Hustle y American Sniper) son un claro testimonio de ello. En esta ocación, da vida al amplio y complicado espectro de la personalidad de una celebridad alcohólica. El renombrado galán de Hollywood se desdibuja detrás de una interpretación sumamente inmersiva y sensible.

 Lady Gaga

Lady Gaga

Por otro lado, Gaga es conocida por su inmenso talento en múltiples disciplinas, incluyendo la actuación. No fue casualidad que en 2015 haya recibido un Golden Globe por sur rol como The Countess en American Horror Story. Su personalidad ocupa todo el espacio de la pantalla, incluso, en ocasiones, opacando a Cooper. Su presencia en cualquier escena atrae la mirada de la audiencia de forma casi magnética. Gaga ofrece una interpretación descrita por muchos como “naturalista”. Por momentos, se entrevé a la artista mundialmente famosa que es, pero lo más íntimo es cuando baja la guardia para mostrar su lado más frágil: la mujer detrás de la estrella.

Sam Elliot, quien hace un pequeño papel como el hermano mayor y manager de Jackson, Bobby, es uno de los más fuertes pilares. Muestra a la audiencia una amplia gama de emociones, a pesar de contar con un tiempo muy reducido en la pantalla. No sería raro verle nominado en la categoría de Mejor Actor de Reparto en la temporada de premios.

Al ser en esencia un musical, queda claro que las canciones deben ser un ingrediente prioritario. Nace una estrella cuida su música a la perfección. Desde un sensual cover de “La vie en rose” hasta espectaculares canciones originales como “Shallow” y “Always Remember Us This Way”, el sonido de A Star Is Born es realmente especial. El toque artístico de Gaga es evidente en las letras; sin embargo, lo realmente mágico es su voz inconfundible, la cual eleva el contenido lírico a un plano superior al de muchos musicales en los últimos años.

La fotografía de la película tiene un enorme efecto en la sensación de la trama. Muchas de las tomas son close ups de los personas que aparecen en pantalla . En un principio, cuando el tono de la historia es más esperanzador, la cercanía de la cámara hace sentir cierta intimidad . Al avanzar el filme, la proximidad física a los protagonistas puede volverse incómoda y claustrofóbica para muchos, casi asfixiante.

poster.jpg

Por otro lado, lo que hace el debut de Cooper como director sobresalir sobre otras películas es la forma en que trata temas complicados. Va mucho más allá que una historia de amor hollywoodense. Se concede una mirada empática a las personas que sufren de adicciones. Con o sin fama, el sentimiento de culpa es constante y desgarrador.

La película juega con una interesante dualidad. Ambos cantantes cumplen con una odisea personal. Mientras que Ally asciende a la fama y a todo lo que esto implica, Jackson comienza a caer bajo el peso de sus adicciones. La relación que han creado se ve ampliamente afectada por esto. Las peleas subsecuentes ofrecen algunos de los diálogos más interesantes, con una dinámica entre personajes que escapa del cliché.

Aunque la trama llega a arrastrar su ritmo después de hora y media de película, se retoma la esencia mágica para el último acto. Es en esta parte cuando queda claro que Gaga nació para ser una estrella, en todo el sentido de la palabra. La presentación de “I’ll Never Love Again” podría terminar por darle múltiples premios en el próximo año. Es uno de los momentos más conmovedores, tanto visual como auditivamente.

Después de meses de expectativa, no cabe duda que, con las pequeñas imperfecciones y grandes virtudes con las que cuenta esta película, estaremos escuchando mucho de ella en los próximos meses. A Star Is Born comienza a cimentar el segundo nacimiento de dos estrellas: de Bradley Cooper como director y de Lady Gaga como actriz.

Escucha el soundtrack completo de la película

The Kooks te lleva a un día soleado con su nuevo material

The Kooks te lleva a un día soleado con su nuevo material

El Cine y... Gus Van Sant

El Cine y... Gus Van Sant