ajax-loader
Logo ibero90.9
Música
GHOSTWRITER
RJD2
Captura de pantalla 2013-08-28 a la(s) 5

En vivo y a todos colores: Monsieur Periné.

  • Por: Panamérika
  • 28/08/2013

Por Llorch Medina

fotos: Joel Cárcamo

La noche de ayer fue cadenciosa y luminosa en la presentación de Monsieur Periné en el Lunario del Auditorio Nacional, en la Ciudad de México, auspiciada por la Red Bull Music Academy Radio y Panamérika. Con un sonido fino y bien interpretado, una presencia de peso en el escenario y una conexión que brilla por su fortaleza con el público, Monsieur Periné hizo su aparición en México como parte de su gira llamada Huracán en donde han recogido un montón de frutos que les ha regalado su prolífico disco Hecho a Mano, el cual es tocado casi en su totalidad en el concierto.

La agrupación colombiana que se integra de 9 talentosos músicos, puso en evidencia su madurez interpretativa y su cada vez más creciente número de seguidores en México, que vibraron al mismo tono swinguero en una mezcolanza de géneros, que van desde el jazz agitanado hasta la cumbia colombiana, sazonado con un acercamiento exquisito y bien logrado con cada melodía presentada de manera muy cálida y sensual por su cantante Petite Catalina. El juego de cuerdas, percusiones y vientos es algo que tiene su propio sello con ésta banda, la cuál sabe dar rostro y voz a cada canción, con una personalidad que marca su estilo muy claramente, y que hace de las bondades de la música acústica, una de sus mayores fortalezas.

Boleros mexicanos como “Sabor a Mí” (de Alvaro Carrillo) y “Bésame Mucho” (de Consuelo Velázquez) se encargaron de traer a la vida un amor por los clásicos que todos reconocemos y admiramos, pero que tomaron nuevos tintes con el estilo que Monsieur Periné fue capaz de imprimir en el momento perfecto de la velada. Otro momento muy especial fue el dueto realizado con Yayo González de Paté de Fuá en “Huracán”, cuando los ánimos se encontraban más arriba. Una fusión que acentúa los momentos memorables, tal y como el nombre de estas dos agrupaciones lo requiere.

Es así como una historia de éxito se sigue escribiendo con esta colorida manifestación musical que, como su propio vestuario, brilla y contrasta en los momentos justos para lograr transmitir un amor por los géneros de antaño, con un toque de modernidad, y revitalizar una pasión con la sangre latinoamericana que a todos nos fluye.

Esperamos más noches como estas y, claro, a la vez acompañar una evolución y crecimiento que pinta irremediable para ésta banda.